Este jueves se conoció la terrible historia de una niña de sólo 12 años, quien está embarazada luego de haber sufrido abuso sexual. El hecho ocurrió en La Carlota, y fue la abuela quien detectó las agresiones que sufría la menor y procedió a realizar la denuncia. Fue la abogada de la abuela quien reveló el caso.

Al conocer los hechos, las autoridades de Almafuerte le quitaron la tenencia a la madre, tras confirmar que la pequeña sufría abusos sexuales y maltratos severos. “Todos sus derechos fueron vulnerados, hasta su alimentación, educación y cuidados de su salud”, indicó María Amelia Moscoso a FM Sol de Río Tercero.

//Mirá también: Villa María: más de 10 años de prisión para un DJ y un empresario gastronómico por abusaron de menores de edad

La abuela, después de recibir a la niña para su cuidado, advirtió los abusos. Sin embargo, a los pocos días se enteró que su nieta estaba cursando un embarazo, algo que absolutamente nadie conocía. “Estamos hablando de algo silenciado, invisibilizado o algo que nadie advirtió”, agregó la abogada.

Reproche a la Justicia

La letrada criticó que la intervención de las autoridades “fue superficial”, ya que “no habían indagado nada ni contenido la problemática”.

“La abuela se da cuenta que la niña no tenía cuidados de ningún tipo y los primeros días la comida le generaban vómitos y descomposturas. Ahí fue cuando empieza a sospechar de un embarazo”, comienza explicando la abogada.

Y prosigue: “El ciclo de menstruación de la nena era desordenado y deciden hacerle un test que finalmente da positivo”, detalló Moscoso sobre cómo la mujer descubrió esta situación.

//Mirá también: Córdoba: agravarían la acusación al padre de una joven que se quitó la vida, tras haber sido abusada

El embarazo

Tras la denuncia realizada en la Justicia de Río Tercero por parte de la abuela materna, el debate ahora se centra en qué pasará con el embarazo de la nena de 12 años: si decidirá seguir con el mismo o si accederá a la Ley de Aborto No Punible.

Según comentó la abogada al medio citado, los agentes sanitarios que acompañan ahora a la niña plantean los riesgos físicos y psicológicos de continuar con el embarazo y aconsejan que aborte. Sin embargo, la menor manifestó expresamente su intención de seguir cursando el embarazo y su abuela dijo que la acompañará en esa decisión.

“Los agentes sanitarios del sistema plantean la posibilidad del aborto pero deben entender que no es obligatorio, la niña quiere continuar con el embarazo y no sería lo más conveniente en ese estado de vulneración de derechos sumarle una situación más, esa niña necesita paz”, aseguró Moscoso.

Y concluyó: “Ella siente que algo se mueve en su panza y les planteó a sus abuelos ´no quiero que lo maten por lo que me hicieron los otros; yo no sé cómo ser mamá pero puedo aprender si me ayuda mi abuela´”.