Este viernes 6 de agosto se cumple un año de la muerte de Valentino Blas Correas, el adolescente de 17 años que fue asesinado producto del disparo de un policía de Córdoba. Su familia convocó a una marcha en silencio, como la realizada el año pasado. Y la movilización comenzó a las 18 desde la intersección de avenida Colón y General Paz, para concentrar frente al Patio Olmos.

//Mirá también: Violencia policial en Córdoba: denuncian persecución a testigos del crimen de Paso Viejo

La movilización partió a las 18 desde Colón y General Paz. (Facundo Luque / La Voz)Facundo Luque

“Sigo insistiendo en que se hizo justicia, pero aún queda mucho por hace. Esto llegó a un techo y nosotros peleamos por más. Fue un crimen de Estado”, afirmó Blas Fernando Correas, padre del joven asesinado.

“Es una fecha movilizadora, estoy como aturdida”, reveló Soledad Laciar, la madre, en Cadena 3. “Las responsabilidades políticas no están, nadie salió a hacerse cargo. Todos estos días han sido muy tristes”, lanzó contra la autoridades.

//Mirá también: Apresaron al sospechoso que se había fugado de Tribunales II de Córdoba

“Tengo la necesidad de saber absolutamente toda la verdad y, además, me comprometí a luchar para que algo cambie”, añadió. Y remarcó que la única forma de que haya ‘Justicia por Blas’, es evitando que “vuelva a ocurrir un hecho como este”.

La marcha fue en silencio, en reclamo de Justicia por Blas (Facundo Luque / La Voz).Facundo Luque

“El fiscal dijo que fue violencia institucional y quiero que se hagan cargo y hagan algo para modificarlo. Lo mío no es en contra de, es querer mostrar y hacer visible que el Poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial tienen que tomar cartas en el asunto. Ellos tienen el poder de empezar a hacer las cosas bien”, expresó.

Además, aseguró que su lucha “es por sus hijos”, por los tres que continúan con ella y por Blas, a quien se lo arrebataron.

Más víctimas

De la marcha también participaron familiares de otras víctimas del gatillo fácil en la provincia, entre ellos, allegados a Joaquín Paredes, el adolescente de 15 años al que la Policía le arrebató la vida en la localidad de Paso Viejo en octubre del año pasado.

Y además allegados a Agustín Barrios y Lautaro Guzmán, los jóvenes que murieron en una persecución policial el año pasado; a José Antonio Ávila, quien murió a manos de la Policía en Villa El Libertador también en 2020; a Franco Amaya, el joven que fue asesinado en 2017 en Villa Carlos Paz; y a Sol Viñolo, una de las víctimas del accidente en Circunvalación que causó Alan Amoedo.