El pasado domingo, el barrio Agua Mansa se vió horrorizado tras el asesinato de Melisa Moyano (40). Vecinos confirmaron que, entre las 4 y las 6.30, escucharon los pedidos de auxilio de la mujer, por lo que llamaron a la Policía.

Pero cuando los efectivos llegaron al lugar, ya nada pudieron hacer. Melisa presentaba violentos golpes en la cara. El presunto agresor fue identificado como Luis Pérez y está acusado del delito de homicidio calificado por el vínculo y por mediar violencia de género.

Este martes, la Fiscalía de Jesús María confirmó que la causa de muerte fue asfixia. “Las conclusiones de la autopsia dicen que la causa eficiente de la muerte fue asfixia mecánica por ahorcamiento”, detalló el fiscal Sobejano.

Y añadió: “La investigación está bastante avanzada, se están terminando de tomar testimonios y estamos a la espera de los resultados de las pruebas objetivas como pericias e informes de Policía Judicial”.