Radicado en Europa, el empresario cordobés Ricardo Fernández Núñez realizó una importante donación de alimentos para el ejército de Ucrania a la vez que anunció que retira sus negocios de Rusia, contó y afirmó que lo hace para tomar una posición “ante el genocidio que está haciendo Putin”, afirmó.

Oriundo de Villa María y con viñedos en Italia y España, el empresario lleva 30 años en el viejo continente, donde también incursiona en la industria alimenticia: “Yo tengo una fábrica de alimentos autocalentables que es un invento español; está instalada en Valladolid”, relató a Puntal Villa María.

Seguidamente, comentó que “vendemos a muchas partes del mundo, Naciones Unidas, por ejemplo, los compra para destinarlos a personas refugiadas”, dijo sobre los alimentos que destinará a los soldados ucranianos.

Sobre la donación, comentó que “decidimos fabricar 20 toneladas, que son 50.000 latas autocalentables, con destino a los comités de autodefensa de Ucrania, que es la fuerza armada que defienden el borde del sector este del país”, relató.

“Francamente, considero que las empresas debemos tomar una posición frente al crimen y el genocidio que está haciendo Putin. No hay ninguna excusa para que una empresa gane dinero en Rusia, ninguna excusa para que le siga financiando esta locura maquiavélica a este señor que no solamente está destrozando Ucrania, sino que está poniendo la paz mundial en el momento más peligroso”, expresó.

Así, consideró que ese aporte no es solamente solidario: “Yo no fabrico armas, fabrico alimentos y esas son mis armas. Con esas armas estoy apoyando la independencia de Ucrania”, aseguró.

Sobre la situación económica desencadenada por la guerra, consideró que “están cortadas las cadenas de suministros y la pandemia generó una distorsión de los valores económicos. Ahora esta guerra ha sacado del juego a dos grandes proveedores de insumos realmente importantes como la energía, alimentos y metales”, explicó.

“No hay que mirar solamente lo que esta pasando acá, la economía del mundo está haciendo agua y esa agua nos va a salpicar. Esto se va a trasladar al mundo y tenemos que estar preparados”, advirtió.