Jorge “Toro” Quevedo fue dado de alta tras 25 días internado a razón de una complicación en su cuadro de coronavirus. Durante ese tiempo, el artista debió pasar por terapia intensiva, asistencia de oxígeno y hasta, suero equino.

“Estoy feliz de haber rasguñado algunas nubes y volver. Viví cosas muy feas, pero pude salir con el amor de mi familia, amigos, seguidores y los medios”, relató Quevedo a Radio Popular.

//Mirá también: El histórico acordionista de La Mona despertó del coma

En este sentido, seguró que “atravesó todas las neumonías posibles” y confesó que estuvo a punto de morir. “Cuando me puse grave, me colocaron 100% de oxígeno. Ahora tengo toda la nariz y boca lastimada por la presión, y luego fue probar con suero equino”, agregó.

“El Toro” agradeció al personal médico por la atención que recibió y descartó que “estén relajados”, en referencia a los polémicos dichos del presidente Alberto Fernández. “Realmente hay que verlos laburar para considerar su trabajo. Nada de que se relajan”, expresó el artista.

En tanto, reiteró que “fueron días difíciles”, pero que tiene “las ganas intactas de volver a los escenarios”. “No me voy a apurar, quiero hacer las cosas bien. Tengo todavía un mes y medio de estudios y controles. No voy a cantar hasta no estar a pleno y tener la voz firme”, aclaró.

Respecto a la enfermedad reconoció que “Hay que cuidarse. Hasta que no te pasa no sabes lo grave que es, es un bicho bastante jodido”.