Talleres enfrentó a Chaco For Ever en el estadio Padre Martearena, de Salta. Y, previo al encuentro, Federico Girotti tuvo un detacable gesto que no pasó desapercibido por los periodistas e hinchas que se encontraban en el lugar.

El delantero del albiazul tuvo una actitud poco usual ya que se acercó a la hinchada rival para saludarlos. Los fanáticos de Chaco For Ever llamaron al ex-River y el joven se acercó al alambrado y se tomó fotos con la gente.

La escena fue filmanda y uno de los periodistas destacó: “Esto es respeto”.