El domingo se conoció un nuevo femicidio que vinculaba a un policía. En este marco, Gabriel Bosque, de medicina laboral de la Policía de Córdoba, salió defender el trabajo que se hace desde la fuerza para tratar de evitar estas situaciones de violencia.

Todo esto se da en el marco de que en las últimas semanas se contabilizaron tres casos de femicidios en el que el femicida, justamente, era un agente de seguridad.

//Mirá también: La policía asesinada por su pareja en Alta Gracia había salvado a un bebé meses atrás

“Es un tema que institucionalmente nos preocupa, pero que fundamentalmente nos ocupa. Desde la institución se ha fijado un norte que es el de la erradicación de todo contexto de violencia, particularmente lo que tiene que ver con la violencia de género y violencia familiar”, arrancó explicando Bosque a El Doce.

Y continuó: “Se trabaja desde antes del ingreso porque ya desde la selección, incluso dentro de los institutos de formación policial se hace un seguimiento muy estricto tanto en la escuela de suboficiales como oficiales. Indudablemente todos los controles periódicos que ya están por resolución de Jefatura de Policía para el personal policial en actividad. Controles periódicos de salud en general y especialmente relacionados a valoraciones psicológicas del personal policial”, explicó Bosque a El Doce.

A su vez, habló del más reciente caso de violencia de género que se conoció en Alta Gracia y cómo proceden desde la Policía ante la denuncia de este tipo de hechos. “Sin lugar a dudas es un impacto para nosotros como institución. Cada hecho de violencia familiar o violencia en general es una herida para nosotros que nos desafía a seguir trabajando, profundizar lo que venimos haciendo y trabajar interdisciplinariamente. Los controles existen, las valoraciones están”, detalló.

//Mirá también: Femicidio en Río Primero: del mensaje a Karen la noche anterior al “ya está, la maté” de Fernán Gorosito, su ex novio

Y agregó: “Hasta denuncias de forma anónima que se establecen para personal policial, automáticamente se les hace retiro del armamento y se le hace la valoración psicológica, contención y seguimiento del caso. Ante cualquier forma de detección de violencia familiar o de genero, lo primero que se hace es retirarle el armamento ya sea una denuncia anónima o judicial o en una dependencia”.

Particularmente sobre el caso donde murió Carolina Figueroa por disparos de su pareja, comentó: “No habían hechos registrados de violencia en la pareja. Indudablemente la salud en su contexto general es muy dinámica y particularmente la salud mental. Hay hechos agudos que no escapan al contexto general de violencia. Nosotros no estamos exentos, con la particularidad de la portación de armamento”.