Denuncia que su hijo fue víctima de abuso sexual y este jueves se manifestará en la explanada de Patio Olmos acompañado de familiares y amigos, para expresar su pedido de Justicia ante una historia escalofriante de cómo un abusador fue tejiendo una trama a base de ganarse la confianza del niño.

//Mirá también: Abuso sexual en San Francisco: declaró la menor y el acusado sigue prófugo

En diálogo con Vía Córdoba, Rodrigo relató los hechos padecidos por su niño de 10 años, que están asentados en la Fiscalía de Instrucción de Delitos contra la Integridad Sexual de Segundo Turno de esta ciudad, mientras reclama que el agresor está libre y que ya tuvo otras denuncias en el pasado.

Fue una sucesión de hechos hasta el último ocurrido este domingo, que fue el que el niño pudo contar y con esto su padre se presentó a realizar la denuncia a primera hora del lunes.

Engaño, manipulación y abuso

Todo ocurrió en Monte Cristo, en el gran Córdoba, y el acusado tiene domicilio en la vereda del frente a la casa donde vive el menor con su madre, que tras esto, fue llevado a la ciudad de Córdoba a casa de su papá.

Según relata el padre, el hombre de unos 50 años aprovechó la cercanía para establecer un vínculo de confianza y en ese contexto fue que se pudo enterar de los deseos del niño de aprender a manejar, aun a sus 10 años.

//Mirá también: Horror en La Carlota: indagarán a los detenidos por abusos y embarazo de una niña

Así comienza una trama que se fue desarrollando en el tiempo, con una serie de salidas en auto, en las que el agresor llevaba al pequeño para “enseñarle a manejar”, según su promesa.

Fueron episodios que, con el transcurrir del relato de Rodrigo, descubren que todo estaba planeado y tenía un objetivo final; pero para llegar a ese punto había toda una manipulación del adulto hacia su indefensa víctima, que ahora la Justicia debe desentrañar.

Los lugares elegidos para los paseos en el auto eran cercanos a Monte Cristo y en la última salida el atacante buscó que fuera ya al caer la noche, este domingo, nos dice Rodrigo.

La secuencia marca el avance progresivo del vecino en sus viles propósitos: primero intentaría besarlo; otra vez le pidió que se quite la ropa, para poder filmarlo y sacarle fotos con su celular, todo con el auto y solitarios caminos de la zona como escenario.

//Mirá también: Córdoba: lo denuncian por abusos sexuales a menores del entorno familiar

“Hasta que quiso ir por todo”, concluye Rodrigo, quien señala que el agresor está libre y que ya había sido denunciado en el pasado, pero nada sucedió.

“Nos llevaron de la fiscalía a hacer una recorrida por los lugares del hecho y pasamos por la puerta de su casa: el auto estaba estacionado en la vereda”, contó.

En la nueva etapa que comenzó este lunes, su hijo está traumatizado, viviendo con él en Córdoba y tomando clases a distancia; esta semana lo espera la Cámara Gessell, mientras que su padre sigue reiterando que el acusado está identificado con nombre y apellido, se sabe dónde trabaja y dónde vive, pero sigue libre.