La baja en las frecuencias deriva en el abarrotamiento de los colectivos interurbanos de la provincia de Córdoba, según el reclamo del sindicato de choferes, Aoita, que alerta que tienen que llevar incluso pasajeros parados, en contradicción con la necesaria distancia social que deberían tener los micros.

//Mirá también: El paro más largo de la historia, en Córdoba

“La gente viaja parada” relata Claudio Luna, del gremio, que sostiene que la circulación de las unidades se encuentra “entre un 15 y un 18 por ciento”, por lo que piden que las empresas pongan más colectivos en las rutas y caminos de la provincia de Córdoba.

En declaraciones a radio Universidad, el sindicalista dijo que en las últimas semanas “la circulación es entre un 15 y un 18 por ciento, con frecuencias de muy larga espera y con muy pocas unidades en la calle”, ha dicho.

“La gente termina rompiendo el protocolo, al chofer no le queda otra opción, y viajan paradas. Nadie le pone el cascabel al gato en el tema sanitario que tanto nos preocupa y deberían, mínimamente, poner otros coches en horas pico para mantener el protocolo vigente”, reclamó.

Por último, sostuvo que la situación pone en una situación comprometida a los choferes que “llegan a un aparada con dos asientos libres y se encuentra con 15 personas en la parada. para que no pase a mayores el trabajador decide que la gente suba”, denunció.