“Si dijera que no somos candidatos estaría mintiendo... o sería muy humilde. Estamos en una situación privilegiada, en la que queríamos estar y que teníamos como objetivo antes del torneo”. Claro como lo es para jugar, Ángelo Martino describió el conferencia de prensa el presente del Talleres puntero de la Liga Profesional.

//Mirá también: Andrés Fassi y la cautela de Talleres: “El rótulo de candidato es para Boca o River”

“Es el momento en el que más debemos poner los pies sobre la tierra y estar fuertes como grupo. No salimos a prometer cosas y tratamos de ser humildes. Es un trabajo silencioso de todos los días. Todavía falta mucho y es difícil sostenerse”, agregó el lateral volante, que el lunes ante Defensa y Justicia suplantará a Enzo Díaz, expulsado.

//Mirá también: La agenda del Talleres puntero y el pedido para adelantar el choque con River

”Estamos todos muy conectados en ganar algo, no hay ninguno del plantel que no piense en eso. Pero esto no significa que seguro podamos lograrlo o que salgamos campeones. Tratamos de no generarnos una psicosis de tener que salir campeones sí o sí, porque nos estaríamos engañando. Desde aquella derrota durísima que tuvimos en la primera fecha nos propusimos cambiar y salir a pelearla. Nos faltan 12 partidos, más los que queden de la Copa Argentina. No podemos dar nada por hecho”, continúo.

Por todo

Ángelo Martino no esconde su deseo: “Estamos en muy buena situación en los dos torneos. Yo quiero ganar los dos y el grupo también. Vamos a apuntarle a los dos campeonatos con la misma intensidad y ganas. Sería una locura ganar los dos. Ni siquiera pensé en cuál sería más valioso”.

“Nunca he salido campeón de nada y en seis meses salté de jugar un reducido para no descender con Rafaela a jugar la Copa Sudamericana. Es difícil decirlo porque hay pocos cupos y es muy complicado, pero para mí sería un sueño jugar la Libertadores. No hago más que mirar la tabla anual.. es muy loco”, se ilusionó Martino.

Y puso en relieve la importancia de Alexander Medina. “Es muy raro no verlo como jugador. Está muy presente en cada detalle, en cada necesidad del jugador, es como un padre para cada uno de nosotros, lo sentimos como muy cercano. Serían difíciles las cosas que se están logrando si él no fuera el DT del equipo”, enfatizó.