El incendio forestal que se desató el fin de semana próximo a la localidad de Salsacate, al oeste de la provincia de Córdoba, cobró grandes proporciones y no logran controlarlo.

En el lugar trabajaron 121 bomberos voluntarios pertenecientes a 26 cuarteles. Contando con la asistencia de cinco aviones hidrantes que realizaron sus recargas de agua en la pista del aeroclub de la ciudad de Villa Dolores.

A ellos se sumó personal del Plan Provincial de Manejo del Fuego, Defensa Civil, Policía de Córdoba, los camiones cisterna de la municipalidad de Salsacate y de la comuna de Tala Cañada, y una ambulancia de Ambul.

La profunda sequía y el pronóstico para los próximos días, con máximas que superarán los 30 grados y con ráfagas de viento norte, complica aún más el accionar de los bomberos.