El ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, aseguró que tanto su renuncia como la de todos sus funcionarios "está a disposición del gobernador Schiaretti". Las declaraciones se dan en el marco de un nuevo caso de "gatillo fácil" que involucra a la Policía de Córdoba en la muerte de un joven de 15 años, en la localidad de Paso Viejo.

"Nos llena de consternación porque la pérdida de una vida siempre es un hecho grave y tratándose de un joven es más grave aún. Yo hago mías las expresiones que ayer le vertiera el ministro de Derechos Humanos y Justicia, Julián López, a los familiares del menor fallecido en estas circunstancias", declaró Mosquera a Radio Universidad.

"Apenas fui informado me puse en contacto con la fiscal que investiga, Fabiana Pochettino, para ponerme a su disposición y para que cuente con toda la información necesaria que necesite para esclarecer este luctuoso hecho", remarcó.

A su vez, Mosquera volvió a insistir y confirmar que trabajan en la confección de un nuevo protocolo de actuación policial. "Allí vamos a ratificar que el uso del arma de fuego es un recurso extremo por parte del personal policial y sólo puede utilizarlo en casos en que se vea seriamente amenazada su vida o la de terceros", puntualizó.

"Tenemos tolerancia cero hacia el interior de las fuerzas de seguridad y no admitimos desviaciones de los postulados, de las reglamentaciones y de las leyes que rigen el accionar policial, por lo tanto, trabajamos y estamos a disposición de la Justicia para erradicar de las filas policiales a quienes hagan abuso de la fuerza", puntualizó.