Por Julio Moya.

Cuando uno agarra ese bate dan ganas de mascar tabaco, esperando a que un móvil del canal ESPN de los Estados Unidos se acerque para una entrevista. Dan ganas de correr bordeando el diamante saludando al público por el reciente “home run”, al que sabemos llamar “Jonrón”, que es cuando uno le pega a la pelota de béisbol y la saca fuera del campo de juego. Pero el cordobés alargado devuelve a la realidad.

Ese bate, impecable listo para embolsar y colocar en su caja está acá a la vuelta, en barrio Los Boulevares, donde las fábricas de todo abundan, los autos pasan y un señor a una cuadra pondrá en una esquina una lata para hacer fuego y vender choripanes.

Es Córdoba, acá mismo, donde se termina de lustrar esa pieza única, "muy cheta", brillosa, que buscará terminar en las manos de un bateador norteamericano de Major League Béisbol, la Liga Mayor de Béisbol de los Estados Unidos, uno de los grandes bastiones del deporte que conforman la trilogía más "galáctica" del deporte con el Fútbol Americano y la NBA de Básquetbol.

Lo concreto es que en una maderera de Córdoba se liman, tornean, pulen y pintan bates de béisbol que son exportados por su altísima calidad y durabilidad.

Southbat es la marca de estos bates de béisbol y la empresa cordobesa que se animó a una aventura con mucho por recorrer. Y se fabrican en una maderera cordobesa, la empresa "Arwood", donde predomina la construcción de un montón de otros objetos como sillas, mesas, puertas, regalos empresariales, pero su labor fundamental: hace un sinnúmero de productos de material didáctico y educativo único en el país.

Pero, casi ocho años atrás apareció la idea por un vínculo con el club Dolphins de Béisbol de nuestra ciudad. "Nosotros traemos la madera de Formosa, algo que lo hacemos con mucho cuidado. Es el Guayaibí (árbol que mide hasta 20 metros de alto) y nos manejamos con cortes que no afecten el desarrollo del bosque, algo que está muy equilibrado y que nos da el sustento para la construcción de los bates", cuenta Gustavo Aguirre a Día a Día. Se trata del gerente comercial y de marketing de la empresa y que, de la mano del empresario Luis Cabrera, se gestó la producción de bates que terminó siendo exportada a Estados Unidos.

Cabrera está en Miami, donde la otra pata de la empresa es la fundamental para la comercialización. “La madera es distinta, porque tiene más durabilidad y la calidad del producto es superior a muchos de los productos que tienen acá. Hicimos muchos análisis de pruebas y ensayos para encontrar el punto justo”, cuenta.

El punto justo es encontrar un peso adecuado y una elasticidad que la madera tiene y que es casi imposible encontrar en otro tipo. "Tenemos un proceso de llegada del palo a Córdoba que a su vez tiene unos seis meses de secado natural, luego un torneo, pulido, medida de pulgadas y proceso de pintura. Usamos una pintura similar a la de los autos, que con el impacto de las pelotas no salta ni casi se marca", agrega Aguirre.

Este producto ya fue aprobado oficialmente por la Confederación Mundial de Béisbol y Sóftbol (WBSC) el máximo organismo rector de este deporte en el mundo y está en proceso de aprobación por la MLB.

PRODUCTO DE EXPORTACIÓN. Desde 2012 comenzó la producción masiva de bates. Porque hubo que encontrar las máquinas adecuadas, cómo trabajar y operarlas. Y sostener un ritmo de trabajo.

Eso provocó que se haya llegado a un promedio mensual de 2.000 bates listos para comercializar. Southbat entró al mercado elite del mundo. Y en los Estados Unidos hay otras empresas que miran de reojo a esta minúscula que va del bosque formoseño, a la entraña de barrio Los Boulevares y que concluye en Miami.

“Se buscará expansión y conformar una red de agentes comerciales independiente apuntando a pequeños comerciantes, padres de jugadores de ligas infantiles y coachs”, agrega Cabrera.

Para 2018 la intención es promediar de 3.000 a 4.000 bates por mes, una aspiración que les puede permitir además un guiño más firme desde la MLB. Mientras, el ruido las máquinas tapan el estéreo de un auto que pasa al ritmo de la Mona Jiménez. Es para decirles "bien ahí" por animarse a una aventura que puede marcar una gran historia.

En Los Boulevares acaban de apagar las luces de las fábrica, con una gran cantidad de bates ya embalados y que amanecerán en los Estados Unidos. ¿Qué tal?

Apoyo a la Liga Argentina de Béisbol

​ Southbat provee bates a la Federación Argentina y a la cordobesa, además de hacerlos con clubes locales como Arias y Dolphins, pero se convirtió en el sponsor principal de la Liga Argentina de Béisbol, torneo que camina hacia el profesionalismo y que comienza este fin de semana en el club Dolphins, además de un encuentro internacional que medirá al campeón de la Liga de Chile, Rangers, con Infernales de Salta, la franquicia del club Popeye que tomará parte de la LAB.

Esta Liga otorgará una plaza a la Serie Latinoamericana que se jugará en Nicaragua, en enero próximo. "Para nosotros, Southbat ha logrado jerarquizar el nivel de elementos para la práctica de nuestro deporte y fueron los primeros en apoyar la conformación de la LAB, por lo que será nuestro main sponsor", resaltó Pablo Tesouro, Director Ejecutivo y Comercial de la LAB.