Lo ordenó el juez Bustos Fierro. La Policía de Seguridad Aeroportaria utilizará siete vehículos de alta gama secuestrados en la causa en la que se investiga a los líderes del sindicato de recolección de Córddoba (Surrbac).


En el marco de la lucha contra el coronavirus, el juez federal N°1, Ricardo Bustos Fierro, habilitó la feria judicial y ordenó poner a disposición de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) siete vehículos secuestrados en la causa en la que se investiga a los líderes del sindicato de recolección de Córddoba (Surrbac), Mauricio Saillen y Pascual Catrambone, por múltiples presuntos delitos.

En la causa se investiga una asociación ilícita, lavado de dinero, usura y defraudación, y de acuerdo con el juez, ambos gremialistas habrían formado una asociación para cometer delitos económico-financieros en perjuicio de los afiliados al gremio como en contra del mismo sindicato, de la Asociación Mutual del Surrbac y de la obra social.

Ambos sindicalistas estuvieron presos siete meses, recobraron la libertad tras pagar una fianza de 10 millones cada uno. Esta semana Catrambone fue detenido nuevamente acusado de agredir a su pareja.

Policía de Seguridad Aeroportuaria

Bustos Fierro ordenó este viernes, que la PSA tenga a disposición los siete vehículos incautados el año pasado tras varios allanamientos en los hogares de los imputados. Son cinco camionetas Volkswagen Amarok V6, un Jeep Renegade Sport y un Renault Kangoo.

El magistrado mencionó la conformidad de la Unidad de Información Financiera (UIF), querellante en la causa, con la afectación provisoria de los bienes secuestrados con el fin de darle una “utilidad pública” para combatir la pandemia con todos los “recursos disposibles”.




Comentarios