Aseguró que no es el único conductor que debió buscar trabajos alternativos para poder subsistir.


Sin dudas que la pandemia de coronavirus y el consecuente decreto del aislamiento social, preventivo y obligatorio generaron un parate en la actividad económica que afectó a los ciudadanos. En este tiempo se conocieron historias de lucha de aquellas personas que se quedaron sin trabajo o sin cobrar sueldos.

Este es el caso de un chofer del transporte interurbano de Córdoba que desde hace dos meses no cobra su salario y ante esta situación tuvo la necesidad de buscar una actividad alternativa que le permitiera alimentar a sus hijos. De esta forma, César Aguirre, decidió salir a vender los barbijos que confecciona su esposa.

“No tenemos haberes. Los subsidios no llegan a las empresas y el Gobierno hace oídos sordos. Mis hijos comen las cuatro comidas del día, pero para eso yo y mi mujer comemos una. Se nos hace muy difícil”, declaró el hombre a Cadena 3.

Y agregó: “Yo vivo el día a día, vendiendo barbijos. Los fabricamos nosotros porque no tenemos otro medio. Es la única forma de substituir y llevar el pan de nuestros hijos. Ninguno de nuestros compañeros pagan deudas porque la mayoría alquilamos”.

A su vez, en otro reportaje Aguirre comentó que no es el único que hace “changas” para subsistir ya que otros choferes de Aoita también tuvieron que salir a vender diferentes productos. Vale recordar que el paro de interurbanos lleva más de 30 días y continuará por tiempo indeterminado. 




Comentarios