El actual arquero de Monterrey de México protagonizó una increíble historia. Se esperanzan con tenerlo jugando seis meses.


“El tipo puede cambiar de todo, de cara, de casa, de familia, de novia, de religión, de Dios. Pero no puede cambiar de pasión“, decía la frase que popularizó el personaje que interpretó Guillermo Francella en “El secreto de sus ojos”. Y justamente ese amor por los colores es el que no cambió Marcelo Barovero.

El arquero que fue figura del River multicampeón y que actualmente se desempeña en el Monterrey de México protagonizó una increíble historia de amor con el club que lo vio nacer: Club Porteña Asociación Cultural y Deportiva.

Días atrás el presidente del club, Jorge Bruera, contó que “Trapito” realizó una donación de 1.600.000 pesos para que la entidad pueda cambiar el sistema lumínico del estadio Décimo Mezzano.

“Es un gesto extraordinario, él siempre manifestó que quería dejarle algo al club, donde se formó”, declaró el directivo al programa Súper Deportivo, que se emite por Radio Villa Trinidad.

Obviamente ese gran gesto habrió las puertas de los hinchas y dirigentes del cluv para un sueño aun mayor. “El sueño nuestro es que antes de que se retire juegue seis meses en Porteña, pero nosotros no podemos saber y decir sobre su futuro. Sería un honor tenerlo un semestre“.

Y agregó: “Lo que sí, cuando inauguremos el sistema lumínico, vamos hacer un partido y le vamos hacer poner el buzo de arquero y con eso estaríamos satisfechos”.




Comentarios