Su hallazgo fue en el fondo del río Suquía y para él tuvo un fuerte contenido espiritual.


Uriel Vega Barrios encontró una estatua del Cura Brochero en el fondo del río y cuenta que este hallazgo tiene un fuerte contenido espiritual y de fe según contó.

El hombre que trabaja de guardavidas en La Calera realiza además tareas de limpieza del río por su propia iniciativa y así fue que encontró la estatua del “curita”, que él dice que lo guió en su búsqueda: “siempre lo comento, lo único que esperaba era mugre, y más mugre para limpiar, pero nunca imaginé toparme con la escultura del Cura Brochero. Fue muy emocionante. Siento que Brochero me eligió a mi para que lo encontrara, son muchas sensaciones juntas”, expresó en declaraciones a Mi Valle.

La escultura fue realizada por Julio Incardona y fue hallada por Uriel, en un sector del río que tiene casi cinco metros de profundidad.

Tras el encuentro, el guardavidas se reunió con Incardona: “vino a visitarme al río, compartimos e intercambiamos una linda charla. Tuvo aproximadamente cinco horas conmigo, le mostré su escultura, estuvo viendo cómo estaba conservada, intentando descifrar a quien pertenecía para después informarme bien de donde viene esta escultura”, comenta sobre esta pieza que todavía no se sabe cómo fue que llegó a caer en las aguas.




Comentarios