Granizo en Córdoba: la primera estimación es de 12 mil pesos por auto



Eso cuesta, en promedio, arreglar un vehículo medianamente afectado por el granizo. Los talleres que reparan microbollos están atestados. La mayoría tiene seguro. 

La tormenta del jueves por la tarde hizo estallar el turnero en los talleres de chapa y pintura, con la demanda principal de reparación de microbollos, y no tan micro en algunos casos.

“No damos abasto, es impresionante cómo hemos recibido consultas para pedir presupuestos o sacar turnos”, contó a Día a Día Gabriel Nazzeta, del Servicio de Microbollos. ¿Turnos disponibles? Recién para finales de junio.

Según el termómetro del chapista, los autos más golpeados que se han comunicado con el taller de Alta Córdoba se encontraban en la zona del Cerro de las Rosas, Villa Retiro y Monte Cristo. “Por las consultas que hemos recibido, esos lugares han sido los más afectados. En Alta Córdoba hubo daños, pero más leves”, precisó Nazzeta.

En el taller de Walter Mazzoli, se definieron como “saturados”. “Ha sido una cosa de locos este día viernes, nosotros estamos en barrio General Paz pero hemos recibido clientes de todo Córdoba. Las próximas cuatro semanas ya están completas”, contó Mazzoli.

El chapista comparó la demanda a la que sobrevino después de una granizada importante, en octubre de 2013. “Hace tiempo que no teníamos tantas consultas”, dijo.

Precios. Un arreglo promedio está entre los 10 y los 12 mil pesos, si es que no hay que cambiar repuestos. Según Mazzoli, una reparación leve ronda los 7 mil pesos, y un auto muy dañado por el granizo podría costar alrededor de 20 mil pesos.

Nazzetta, en tanto, dice que si el daño es mínimo puede costar unos 3 mil pesos, pero que los primeros autos que recibió en la jornada del viernes fueron presupuestados en 9 mil pesos. “Una reparación intermedia, que nos insume entre dos y tres días de trabajo, cuesta entre 10 y 15 mil pesos”, afirmó.

Asegurados. La mayoría de los clientes que los chapistas consultados estaban anotando en las listas de espera eran a través de aseguradoras. “Hay clientes particulares, pero la gran mayoría viene con seguro por granizo”, indicó Nazzeta.