Con mucha emoción y nostalgia las familias se acercaron a la Plaza 9 de julio de la vieja Federación para mirar el documental "Aquel... mi pueblo".


La historia de la ciudad de Federación tiene un capítulo que habla de cambios, de un volver a empezar en el mismo lugar pero siendo otro totalmente distinto; un capítulo que también habla del progreso, a cuesta de los recuerdos y de las vidas ya construidas.

Fue a fines de la década del ´70 cuando el 82% de la población federaense tuvo que ser trasladada unos pocos kilómetros al noroeste al ser anegados sus terrenos para dar paso a la construcción de la represa de Salto Grande.

La Nueva Federación fue inaugurada el 25 de marzo de 1979, y antes del llenado del embalse  se demolió el viejo pueblo quedando solamente algunos barrios en la zona más alta de la zona.

Puente que une la Nueva Federación con la vieja

Hoy, a 50 años del inicio de aquel capítulo los vecinos volvieron a los cimientos de su vieja ciudad para mirar el documental “Aquel, mi pueblo” y todo fue emoción, también nostalgia y añoranza.

Según informó El Federaense, el evento fue organizado por la Dirección municipal de Cultura y Secretaría de Turismo con el objetivo de proyectar el audiovisual realizado en 1991 por Agustín Gibert y Darío Fernández Piaggio y que muestra como era la ciudad de 7.000 habitantes que debió ser cubierta por las aguas.

La gran bajante que atraviesa actualmente el Embalse permitió que los cimientos de la vieja ciudad queden a la vista, resurgiendo también recuerdos e historias. Inluso algunos vecinos que se acercaban reconocían los cimientos de sus casas y de edificios históricos de la época.

Cimientos de la Vieja Federación que se dejan ver por la bajante del Embalse

Del encuentro participó también el intendente Ricardo Bravo quien sostuvo que la carga de emoción del vecino federaense hace que la historia siga viva, “por eso la responsabilidad de este gobierno municipal, de hacer este tipo de evento para que la historia siga su curso en las nuevas generaciones y por eso que nos hemos trazado como política de estado la recuperación de los edificios históricos que tuvo el ex emplazamiento, para que los chicos no pierdan la identidad y nuestra cultura que nació en este lugar”, subrayo y enseguida anuncio que trabajaran en la construcción de un material de archivo histórico”.

En primera persona

Francisco “Pancho” Coullery, vecino de la vieja Federación, aprovechó la oportunidad para expresar: “Esto nos llena de una profunda emoción, el hecho de volver a nuestras casas, pero en cada lugar tenemos un recuerdo, sobre todo porque aquí viví mi juventud; en esta plaza donde era el lugar de concentración de todo Federación, incluso en la esquina estaba el colegio secundario y por donde pasan los colectivos”. Y agregó: “todas las tardes nos íbamos a la estación a ver pasar el coche motor, así que aquí tuvimos una gran vivencia”

Otro de los vecinos federaenses, Horacio Ruiz Díaz, contó: “Llegar aquí a este lugar a mí me trae muchos recuerdos de mi niñez y de mi adolescencia que son imborrables para el resto de mi vida”; y recordó que “uno de los hechos que más me impacto fue el día que en este lugar se juntaron los vecinos a comer un asado como despedida, yo tenía 16 años pero ese momento fue muy fuerte por el grado de emoción que teníamos todos”.




Comentarios