Con el primer mes del año transcurriendo, los gremios empiezan a prepararse para lo que serán las negociaciones con los gobernantes y en ese contexto, ATE-CTA anunció un plan de lucha porque entienden que hay un gran desfasaje en sus ingresos respecto a la realidad económica que atraviesa el país.

Celso Reinoso, secretario adjunto del sindicato, fue el que expresó el malestar y preocupación por esta situación."No puede haber municipios en donde los trabajadores cobren 7000 pesos, mientras en la Provincia se paga más de 20.000. Es claramente una discriminación del Gobierno", comentó.

“Con lo que los empleados de algunos municipios están ganando, no pueden ni siquiera exigirles que cumplan el horario. En todo el 2018 les aumentaron apenas 1.000 pesos”, añadió sobre la dificil actualidad de los trabajadores.

Por último, Reinoso se mostró preocupado por lo que puede significar la reforma laboral. "Es muy difícil la situación que vivimos los trabajadores y por eso es que decidimos salir a la calle. Se vienen tiempos muy difíciles para la clase obrera. Se está hablando de la reforma laboral, la cual implicará que se quiten todos los derechos a los trabajadores", culminó en diálogo con El Esquiú.