El 25 de abril del año 2020, el cuerpo de la joven Cecilia Basaldúa, oriunda de Buenos Aires, fue encontrado en la localidad de Capilla del Monte, a pocos días de haber iniciado su búsqueda, luego de la denuncia de su desaparición.

Desde ese momento, comenzó la investigación para develar el crimen, a cargo de la fiscal de Instrucción de Cosquín, Paula Kelm, quien finalmente definió que el único detenido por el caso era Lucas Adrián Bustos, un albañil de 23 años. Bustos fue juzgado por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal, homicidio doblemente calificado por violencia de género y criminis causa”, que contempla la pena de prisión perpetua.

Cecilia Gisela Basaldúa.

Sin embargo, la abogada de la familia de la víctima, Daniela Pavón, indicó que es apresurado concluir con la causa ya que “faltan testimoniales, faltan conclusiones de pericias, otras pruebas y lo más importante es que el principal sospechoso, para la familia, no fue investigado ni indagado”, manifestó a Télam.

La letrada aseguró que “queda mucho por analizar” y que en todo el proceso de investigación “se tomaron medidas arbitrarias y sin ningún tipo de fundamentos”. “Nos hace sospechar de maniobras de encubrimiento para obstaculizar llegar a la verdad”, expresó Pavón, quien adelantó que la parte querellante se va a oponer al pedido de elevación a juicio, que deberá resolver la Cámara en los Criminal y Correccional de Cruz del Eje.

Si sufrís violencia de género comunicate al 144 las 24 horas.