El asesinato del joven de 28 años causó conmoción en la pequeña localidad. La familia de Hugo Albarracín había denunciado su desaparición y días después su cadáver fue encontrado con signos de violencia en una casa ubicada en la calle Añoranzas.

Por el crimen, fue apresado un hombre de 40 años acusado por homicidio simple. La víctima se desempeñaba como albañil y la principal hipótesis es que fue asesinado por un compañero de trabajo. Lo que trascendió hasta el momento es que Albarracín, al culminar su última jornada laboral, habría compartido un momento de esparcimiento con compañeros de trabajo y que se habría desencadenado una violenta discusión que terminó con la vida de Hugo.

En el marco de la investigación, que lleva adelante la fiscal Paula Kelm, se realizó un operativo en el Instituto Secundario de Orientación Regional de Santa María de Punilla; buscaban al segundo sospechoso por este hecho. En este sentido, un hombre de 37 años quedó detenido y no se descarta la participación de una tercera persona.

La familia de Albarracín fue recibida por la fiscal para reportar el estado de la causa. En esa oportunidad Verónica Rodríguez, cuñada de la víctima, habló con la prensa y denunció que al parecer la mujer del principal sospechoso tendría participación como encubridora, ya que según los dichos de Rodríguez habría ayudado al hombre quemando pruebas.