Cordobesa de 15 años necesita ayuda para cumplir su sueño: estudiar ballet en una de las mejores academias de danza del mundo

Abril Marcucci es de Carlos Paz y fue invitada a audicionar para la Ópera de Paris, el lugar donde nació el Ballet. Para viajar, inició junto a su mamá, una importante campaña para recaudar fondos. En diálogo con Vía País la bailarina contó cómo es estar tocándole la puerta a un sueño.

Abril Marcucci la bailarina cordobesa que audicionará para entrar a la Ópera de París.
Abril Marcucci la bailarina cordobesa que audicionará para entrar a la Ópera de París. Foto: Gentileza

Quién no soñó alguna vez con ser una prima ballerina: calzarse las zapatillas de punta, usar un elegante tutú y bailar en los mejores escenarios del mundo. Pero la realidad es que el camino es muy difícil y solo unos pocos llegan. Abril Marcucci es una joven bailarina de 15 años oriunda de Villa Carlos Paz quien obtuvo una oportunidad única en la vida: audicionar para la Ópera de París. ¿Qué es eso? Básicamente es el lugar donde nació el Ballet.

Abril baila literalmente desde que estaba en la panza de su mamá, quién además es su profesora y la acompaña a todos lados. Con solo 15 años su cara se ilumina cuando alguien le pregunta por el ballet. Sonríe y su corazón late con fuerza. “Quiero bailar desde que nací. Amo hacerlo y cuando sea grande quiero trabajar de esto. Deseo bailar para la gente porque aunque sé que es duro, para mi vale la pena porque es lo que más quiero en la vida”, aseguró Abril en diálogo con Vía País.

Abril Marcucci, la bailarina cordobesa de 15 años que audicionará para la Ópera de Paris.
Abril Marcucci, la bailarina cordobesa de 15 años que audicionará para la Ópera de Paris. Foto: Gentileza

El sueño de toda bailarina: audicionar en la cuna del ballet

Abril se preparó durante mucho tiempo para participar del Prix de Lausanne, la competencia internacional de danza más importante del mundo que se celebra en Suiza. “Fue un año muy intenso. Grabamos el video tres veces hasta que nos gustó. Cuando vi que llegué a la preselección y después quedé, fue un sueño hecho realidad. Cuando estuve ahí y pisé ese lugar dije: ‘Logré todo lo que siempre quise, todo el trabajo valió la pena y saber que una argentina pudo llegar ahí sin contar con tanto apoyo, fue una sensación increíble’”, relató Abril.

Abril estuvo acompañada todo el tiempo por su madre Sandra Racedo, quien además es su profesora. “Estar con ella en el Prix fue emocionante. No podía corregirla - aseguró entre risas - pero verla desenvolverse sin miedo ni nervios fue algo increíble como su maestra, pero sobre todo como su mamá”, aseguró Sandra.

Abril Marcucci durante sus ensayos.
Abril Marcucci durante sus ensayos. Foto: Gentileza

Luego del concurso, Abril recibió invitaciones de las mejores escuelas de ballet del mundo: Paris Opera Ballet School, Royal Ballet, John Cranko, Huston Ballet, Oslo Nation Academy of the Arts. “Fue algo increíble. Yo veía los videos del concurso desde mi casa y ahora aparezco en ellos. Bailar en los escenarios delante de personas tan importante fue muy lindo. Tal vez no ahora, pero quizás en el futuro se acuerden de mí. Además muchas escuelas me eligieron y eso fue muy emocionante”, dijo la bailarina.

La elección de la escuela sí que fue algo difícil, partiendo sobre todo del factor económico. Pero luego de hablarlo en familia, se decidieron por el lugar donde Abril se sentiría más segura: la Ópera de París. “Además es donde nació la danza”, dijo entre risas la cordobesa.

“Abril fue invitada por la directora de la Escuela de Ballet de la Ópera de París, quien le dio clases en el Prix, para realizar una audición privada y la becó para hacer el curso de verano. Nosotros viajamos del 4 al 16 de julio a París. Si todo sale bien tendríamos que volver en septiembre para que ella se quede allá”, explicó su madre.

Pero más allá de que Abril tenga una oportunidad única en la vida, hay un factor importante que se interpone con su sueño. Ir y venir de París requiere de un esfuerzo económico muy grande. Su madre puso en venta su escuela de danza y se dedica de lleno a la carrera de su hija. Además organizaron una campaña para recaudar dinero y ferias americanas con vestuarios y mallas de Abril.

Abril junto a su madre y profesora, Sandra Racedo.
Abril junto a su madre y profesora, Sandra Racedo. Foto: Gentileza

“Ingresar a la Ópera es muy difícil, solo se puede audicionar con una invitación de la directora. Pero sentimos que Abril va a lograrlo. Es una gran oportunidad y en el caso de que se de, tenemos que costear su vivienda y comida durante la semana que están en la escuela. Además de una residencia para los fines de semana. Abril tiene que estar en la escuela por tres años y a partir de ahí podría formar parte de la compañía juvenil y después ingresar a la compañía de la Ópera de París”, dijo Sandra.

Madre e hija, un sueño compartido

Abril lleva la danza en la sangre, su madre Sandra estudió ballet en Buenos Aires y abrió su propio estudio de danza en Carlos Paz, donde formó bailarines que se desparramaron por todo el mundo, desde el Teatro Colón, hasta Francia, pasando por Nueva York hasta Alemania.

Abril, Sandra y Mariana Massera, su profesora de danza contemporánea.
Abril, Sandra y Mariana Massera, su profesora de danza contemporánea. Foto: Gentileza

Son madre e hija pero también profesora y alumna. Una relación un tanto difícil. “Ella sabe respetar el momento de la clase en que soy su maestra pero más que eso soy su mamá. Somos un equipo y sabemos cómo trabajar juntas. Ahora es ella quien tiene que volar, tiene las herramientas para hacerlo en su cuerpo, en su alma y en su arte”, dijo Sandra, llena de orgullo.

El sacrificio de darlo todo por un sueño

El sacrificio que hacen aquellas personas que desean llegar a lo más alto del en el ballet no es para cualquiera. Demanda obediencia, disciplina, sacrificio y sobre todo una pasión y un deseo que tienen que ser lo suficientemente fuertes para hacerle frente a la frustración, el cansancio y las lágrimas.

Abril se levanta muy temprano para prepararse. Desayuna y va a clases con su madre por cuatro horas más una hora para ensayar las variaciones. Vuelve a su casa, se relaja y a la tarde tiene dos horas de contemporáneo, además de días en los que tiene preparación física. A fines de marzo viaja becada a Brasil para terminar de prepararse para audicionar en París.

Abril ensaya alrededor de 6 horas por día, realiza sus estudios secundarios a la distancia y está aprendiendo francés.
Abril ensaya alrededor de 6 horas por día, realiza sus estudios secundarios a la distancia y está aprendiendo francés. Foto: Gentileza

En el 2020 Abril estudió en el Instituto Superior de Arte Teatro Colón (ISATC), acompañada por su madre pero lejos de su casa, su padre y sus hermanos. Ahi se levantaba a las seis de la mañana para ir a clase. Salía 12:30, almorzaba y tenía clases desde las tres de la tarde hasta las ocho de la noche, donde trabajaba técnica clásica, contemporánea y repertorio.

“Los bailarines de alta competencia, como ella, entrenan muchas horas. Abril trabaja alrededor de seis horas diarias de lunes a viernes y a veces los sábados por la mañana. Además está en el SEADEA, un sistema de estudio a distancia por lo que tiene que preparar las clases y ahora también está estudiando francés”, contó su madre.

La falta de apoyo a los artistas nacionales

Abril y Sandra son el ejemplo de lo que sienten varios artistas del país ante la falta de apoyo. “Vamos a concursos tan importantes representando al país y estamos completamente solas. Trabajamos mucho para llegar al nivel y tuvimos respuestas muy positivas de referentes del ballet de talla mundial pero no recibimos nada de apoyo de la provincia”, aseguró Sandra.

La madre de Abril puso en venta su estudio de danza para poder pagar el viaje a Paris.
La madre de Abril puso en venta su estudio de danza para poder pagar el viaje a Paris. Foto: Gentileza

Abril y su familia trabajan arduamente para hacer realidad el sueño. Sandra puso en venta su escuela de danza y da clases privadas, pero la realidad es que necesitan más de lo que pueden afrontar, por lo que comenzaron una importante campaña para recaudar el dinero para viajar a París y, en caso de ser aceptada en la Ópera, poder costear sus estudios.

Ambas se tomaron el tiempo de agradecer a todas las personas que ayudaron a Abril en su carrera. A su maestra de contemporáneo, a quienes le dieron una corrección en clase, a quién le dio varios pares de zapatillas de punta, a bailarines y maestros que se cruzaron en su camino y a quien viajó desde Brasil hasta Carlos Paz para entregarle un traje antes de viajar a Suiza. Y sobre todo a su familia, el sostén y apoyo incondicional.

Bailar, la manera que tiene Abril de decir “Gracias”

Los sueños no se logran de la noche a la mañana, pero el deseo y el esfuerzo valen la pena. Abril fue seleccionada para participar del documental de los 50 años del Prix de Lausanne y viajaron desde Suiza hasta Buenos Aires para filmarla. Está viviendo algo que muchos sueñan pero pocos llegan.

Abril baila desde que nació y en julio viajará a Europa para ingresar a la Ópera de París.
Abril baila desde que nació y en julio viajará a Europa para ingresar a la Ópera de París. Foto: Gentileza

En la famosa película musical Billy Elliot, con música de Elton John, hay una escena donde al protagonista, un niño que desea convertirse en bailarín de ballet, le hacen una pregunta que un tanto difícil de responder: “¿Qué sentis cuando bailas?”. Y a través de la canción Electricity, el bailarin intenta explicar lo que siente.

Abril Marcucci, una bailarina cordobesa de 15 años que lleva el ballet en la sangre.
Abril Marcucci, una bailarina cordobesa de 15 años que lleva el ballet en la sangre. Foto: Gentileza

Y Abril también buscó sus propias palabras para responder esa pregunta: “Es muy difícil de explicarlo, porque cuando te subís al escenario solo pensas en disfrutar. Cuando bailo intento acordarme de todas las personas que me ayudaron y trato de agradecerles, porque siento que bailando es la única forma que tengo para decirles ‘gracias’. El bailarín busca que lo miren y para mi cuando estás arriba del escenario ya está, tenes que bailar para los demás y no guardarlo, demostrarle a todos lo que sentís cuando bailas”.

Aquellas personas que quieren con Abril a viajar a París pueden hacerlo a través de:

  • CBU: 0720270688000036999686
  • ALIAS: foro.mancha.prisma

¡Queremos contar tu historia! Nos interesa lo que tenés para contarnos, escribinos a historias@viapais.com.ar y un periodista de nuestra redacción se va a comunicar con vos.

Temas Relacionados