Este martes, el Observatorio de Derecho a la Ciudad indicó que realizaron una denuncia judicial por el desmantelamiento de una plaza en el barrio de Palermo, efectuado por el Gobierno porteño, para transformar el lugar en una huerta orgánica, cuya gestión y mantenimiento estará a cargo de los dueños de la parrilla Don Julio, situada en la zona.

Se trata de la plaza seca “Luna de Enfrente”, situada en la intersección de Gurruchaga y Soler, donde a inicios de febrero comenzaron las obras de remoción del mobiliario -como juegos, bancos y mesas- para instalar allí bancales de madera que conformarán la huerta.

Vecinos denuncian que el gobierno “desmanteló” una plaza para el proyecto de el dueño de un restauranteWeb

La realización de la obra se enmarca en un convenio de padrinazgo alcanzado entre la Junta de la Comuna 14, de Palermo, con la empresa Chico SRL, que tiene a su cargo la parrilla Don Julio, ubicada a metros de la plaza.

Para Jonatan Baldiviezo, del Observatorio, “el convenio firmado entre la Comuna 14 y Chico debió ser remitido antes de su ejecución a la Legislatura porteña y seguir allí el procedimiento de doble lectura para la sanción de las leyes que establece obligatoriamente la Constitución bajo pena de nulidad”.

“Este procedimiento exige como requisito la convocatoria a audiencia pública que operativiza el artículo 1 de la Constitución de la Ciudad y permite, en este caso, que la ciudadanía pueda opinar sobre el cambio de destino de la plazoleta y que se otorguen permisos de usos a privados”, agregó.

Por su parte, la legisladora del Frente de Todos, María Bielli, presentó un pedido de informes al Gobierno porteño por la situación en Palermo y el convenio alcanzado que habilitó el cambio de función de la plaza hacia una huerta.

“Teniendo en cuenta la falta de espacios verdes en la Ciudad, la necesidad de los y las vecinas de contar con espacios de recreación y educación ambiental, resulta necesario que el organismo pertinente informe en detalle su plan de abordaje para la Huerta Urbana y los beneficios que implicará para los y las vecinas de la Comuna”, reclamó la legisladora.

Lucas, vecino desde hace 15 años de Palermo, cuestionó la iniciativa al entender que “una plaza pública, en la que jugaban nuestros hijos y estaba en pleno funcionamiento, pasará a ser gestionada por una empresa particular, y eso lo decidieron de manera inconsulta, a espaldas de los vecinos, en cuarentena”.

María, que vive a media cuadra de la plaza en cuestión, dijo estar “indignada porque nadie nos informó y esto ya no tiene vuelta atrás. No me gustó el modo en que usurparon este lugar que es público. Está bueno lo de la huerta orgánica, pero que la gestione la Comuna o la Ciudad, no una empresa privada”.

Por su parte, Pablo Rivero, dueño de Don Julio, defendió la iniciativa y señaló que “no se va a privatizar, de eso puedo dar mi palabra”.

Con información de Télam.