Este viernes, un grupo de manifestantes cortaron el tránsito en Plaza de Mayo en el marco de una marcha contra el gatillo fácil.

//Mirá también: Fernán Quirós: “En la Ciudad, todas las vacunas que se reciben se aplican dentro de los tres días”

Además del reclamo, hubo pintadas contra la Policía y la Iglesia en el Cabildo y la Catedral Metropolitana, ubicadas alrededor de la Plaza. En la principal iglesia de la Ciudad dejaron varios mensajes contra la institución.

La movilización contra el gatillo fácil es encabezada por familiares y amigos de víctimas de la violencia institucional junto a organizaciones sociales y de derechos humanos.

//Clarín/Fernando De la Orden

Fuego a las iglesias”, fue una de las frases utilizadas en una columna de la catedral, junto a otra donde se podía observar el símbolo anarquista.

Otra de las pintadas marcaba que “la única iglesia que ilumina es la que arde” y también “curas violines”. Una famosa letra de Calle 13 también ocupó una de las paredes del edificio construido en el siglo XIX: “Cuando se lee poco se dispara mucho”.

//Clarín/Fernando De la Orden
//Clarín/Fernando De la Orden

//Mirá también: La historia de dos hermanas marplatenses que se hicieron veganas hace un año y luchan por el derecho de los animales

El reclamo de CORREPI al Gobierno Nacional

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), una de las organizaciones que responsables del armado de la movilización, reclamó “que el gobierno tome medidas efectivas que podrían minimizar el poder de fuego de fuerzas represivas que hostigan, persiguen, torturan y matan como forma de disciplinamiento social

La Correpi le hizo una serie de pedidos al Gobierno de Alberto Fernández relacionados con los protocolos que utiliza la policía.

//Clarín/Fernando De la Orden

Entre ellos se encuentran la “derogación de las facultades que permiten a la policía detener de manera arbitraria”, “castigo efectivo a los culpables” (de gatillo fácil), “prohibición del uso del arma reglamentaria fuera del horario de servicio” a los efectivos, “acceso gratuito a la justicia a los familiares y víctimas de la represión” y “no a la defensa de los responsables de hechos represivos por las instituciones del estado”.