El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires avanza en un “plan intensivo” para vacunar contra el coronavirus a la población denominada grupo de riesgo. Según informó hoy el ministro de Salud, Fernán Quirós se hará ”durante cuatro semanas y empezar con la segunda dosis a la quinta semana” para a “lo largo de ocho semanas, vacunar a la mayor parte de la gente que es vulnerable”.

Según el ministro, el objetivo del Gobierno porteño es que estas personas puedan tener un “acceso pleno durante enero y febrero”, y que, para ello, están trabajando en un “plan intensivo” que ya fue presentado ante el Ministerio de Salud de la Nación con el objetivo de “mitigar el daño que una potencial segunda ola podría provocar y sobre todo la mortalidad que podría provocar porque estos son los grupos que más gravemente se enferman y fallecen”.

Fernán Quirós (foto: Luciano Thieberger)

De todos modos, Fernán Quirós sostuvo que el inicio del plan de vacunación dependerá del resultado de los análisis de las vacunas que se encuentran en fase 3, la última antes de ser aprobada. Además, recordó que solo el laboratorio Pfizer presentó hasta el momento su desarrollo ante la FDA, el organismo de los Estados Unidos encargado de aprobar la venta de medicamentos y alimentos y que es tomado como referencia en otros países.

El funcionario señaló que se estima que el resultado de la FDA podría estar recién para el 10 de diciembre y elogió al Gobierno nacional porque “se ha movido muy rápidamente” para sellar acuerdos con distintos laboratorios.

Quirós se refirió a la posibilidad de un rebrote de coronavirus diciendo que “es probable o muy probable que ocurra, sobre todo si no somos capaces de acordar” pautas de cuidado. Sin embargo, aclaró que “inevitable no es” y que eso depende de la “investigación, rastreo y testeo” que haga el Gobierno porteño y del “esfuerzo de los ciudadanos”. “La segunda ola será muy pequeña o muy poco relevante”, aseguró.

Coronavirus test. (Foto: Juan Ignacio Roncoroni)

Sobre la situación de COVID-19 en la Ciudad, Quirós afirmó que la positividad promedio de la semana fue del 12,6 por ciento al 22 de noviembre y que, “cada día, el valor va descendiendo y eso no solo porque la curva de casos va descendiendo sino porque semana a semana vamos intensificando el sistema de investigación, rastreo y testeo”.

”La vacuna no va a evitar el rebrote porque el rebrote va a depender de dos componentes esenciales que son la investigación, rastreo y testeo que haga la Ciudad que ya demostramos que lo estamos haciendo permanentemente y del comportamiento ciudadano, porque la vacuna va a hacer solo para los grupos de riesgo y eso no va a evitar que el virus siga circulando”, aseguró el ministro.

Al referirse a la proximidad de las fiestas de Navidad y Año Nuevo, Quirós volvió a pedir que los encuentros se hagan en lugares abiertos, con el núcleo familiar más cercano y que si se supera la cantidad de cinco personas, se distribuyan en dos mesas separadas “a modo de burbujas o pequeños grupos”.

Con información de Télam.