De cara al vencimiento del DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia) oficializado por el presidente Alberto Fernández y en medio de la segunda ola de contagios, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires evalúa las medidas de restricción ante el aumento de casos de coronavirus.

// Mirá también: Coronavirus en Argentina: el Gobierno analiza “un cierre fuerte” a partir del fin de semana

El ministerio de Salud porteño, Fernán Quirós, indicó que analizan “cómo evoluciona la curva de casos para pedir lo indispensable a la gente” dado que “es un momento extremadamente delicado” en el que la población debe hacer “un esfuerzo enorme”.

Circulación en Buenos Aires (Natacha Pisarenko / AP).

En su habitual conferencia de prensa para brindar la situación epidemiológica, el funcionario no indicó precisiones de las medidas que tomarán pero sostuvo que las escuelas son “lo último que se cierra y lo primero que se abre”, en relación a las clases presenciales.

“Aún no hemos tomado decisión de ningún tipo, vamos a observar detalladamente estos días hasta el viernes para ver si ese cambio de tendencia se solidifica y sigue ascendiendo o es un cambio de tendencia que episódicamente ha ascendido y vuelve a descender”, explicó Quirós.

El funcionario a cargo de la cartera de Salud manifestó que “es muy difícil pedir un mayor esfuerzo” dado que la sociedad atraviesa “un año y varios meses de un proceso doloroso, que tiene que ver con enormes pérdidas” y expresó que ven que “los fríos han llevado hacia adentro y cuesta mucho sostener la decisión y necesidad de seguir sin vincularse con alguien que no se convive”.

Si bien el Gobierno porteño aún no decidió sobre las futuras restricciones, sostuvo que analizan “cómo evoluciona la curva de casos para pedir lo indispensable a la gente”. En este sentido, pidió “construir ciudadanía, respetarse y entender que el camino es empatizar y transitar esto de la forma más segura”.

// Mirá también: El Gobierno porteño evalúa un cierre duro: pueden suspender las clases presenciales

Vacunación en la Ciudad

Por otra parte, Quirós también anunció que pueden empezar a empadronarse para recibir la vacuna las personas de entre 55 y 59 años con factores de riesgo y el personal estratégico.

Respecto al avance de la campaña de vacunación, Quirós detalló que para la semana que viene esperan “una enorme cantidad” de inmunizaciones, que podrían llegar a las 300 mil. Asimismo, puntualizó que tienen la expectativa de aplicarlas en diez días, y eso permitiría avanzar en la inoculación con una sola dosis.

En este contexto, apuntó que “las próximas dos semanas van a ser semanas bisagra en la campaña de vacunación y en la curva de la pandemia en la ciudad de Buenos Aires”.