El ministro de Ambiente y Espacio Público de la ciudad de Buenos Aires, Eduardo Macchiavelli, defendió este miércoles el nuevo sistema de los llamados "contendedores inteligentes" y dijo que se trata de una prueba piloto de 18 unidades que servirán para hacer más "eficiente el servicio".

"Nos permite saber en qué horario se descarga la basura, cuándo está a punto de llenarse, con lo cual minimizamos la posibilidad de que un contenedor se desborde, la verdad es que es todo ganancia, en toda Europa se usa esto", aseguró Macchiavelli en declaraciones a radio Mitre.

Nuevos contenedores de basura. (Marcelo Carroll)

La colocación de los contenedores a lo largo de la avenida Corrientes generó polémica en las redes sociales. Es que tienen un dispositivo por el cual sólo pueden ser abiertos con una tarjeta magnética (sólo la tendrán los frentistas, encargados de edificios o comerciantes) por lo que los recicladores ya no podrán acceder al interior para recuperar el cartón.

En ese sentido, el funcionario porteño explicó: "Es un dispositivo exitoso que se usa hace muchos años, y mejora la limpieza de la ciudad de Buenos Aires, el tema social va por otro lado".

Asimismo, remarcó que "no es la solución a la pobreza dejar la basura en la calle para que la gente vaya y se sirva, la Ciudad tiene otros dispositivos para la contención social".

Los nuevos contenedores solo pueden ser abiertos con una tarjeta. (Marcelo Carroll)

Al defender la propuesta, el ministro aseguró que en total, los contenedores inteligentes suman 18, frente a los 28 mil que tiene la Ciudad, y señaló que estas unidades estarán ubicadas en la Comuna 1, que abarca los barrios de Retiro, San Nicolás, Puerto Madero, San Telmo, Montserrat y Constitución.

"Es muy importante que a través de la tecnología poder mejorar el servicio, entender cuánto tarda en llenarse, cómo trabaja en cada cuadra, cada cuadra es diferente, podría darse la situación que en una cuadra hace falta vaciarlo dos veces por día y en la cuadra de al lado una vez en tres días, entender todo eso nos hace ser más eficientes", dijo el ministro de Ambiente, que remarcó que "se ha generado un conflicto puramente fuera de contexto".