En pleno revuelo por la acordada que "recomendó" otorgar prisión domiciliaria ciertos presos, por riesgo potencial de contagio de coronavirus, los presos que lideran los levantamientos como el que hubo en Devoto la semana pasada, invitaron a los familiares de víctimas de delitos a una mesa de diálogo.

Internos de la cárcel de Villa Devoto se amotinan para pedir medidas que les permitan enfrentar el coronavirus (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)

El denominado "colectivo de representantes de las personas privadas de la libertad" envió una carta el miércoles a la asociación civil Madres del Dolor y a Víctimas por la Paz para que se unan a la conversación.

Allí expresaron su deseo de que participen del proceso y se involucren en las decisiones judiciales. Además aseguran que ellos tampoco están de acuerdo con la liberación de homicidas, violadores y femicidas.

Para el momento en que enviaron la carta, asegura Clarín, en el sistema bonaerense ya se habían ordenado más de 800 domiciliarias impulsadas por una resolución del juez Víctor Violini.

Ese mismo día, también, el presidente Alberto Fernández se manifestó sobre el tema. "Es conocida mi oposición a ejercer la facultad del indulto. Digo esto en momentos en que una campaña mediática se desata acusando al Gobierno que presido de querer favorecer la libertad de quienes han sido condenados", dijo en Twitter.

“En la Argentina la solución del problema está en manos de los tribunales”, agregó el presidente.

Mientras, el gobernador Axel Kicillof hizo lo propio para desmentir "un plan del Gobierno de la provincia de Buenos Aires para liberar masivamente presos".

Invitación rechazada

La Asociación rechazó la invitación de los reclusos en la mesa de diálogo. "No corresponde. Siempre queremos hacer las cosas dentro del marco de la ley. Por esa razón, cada víctima va a dar su opinión cuando el juez lo considere", dijo Viviam Perrone, mamá de Kevin Sedano.

"De acuerdo a la ley, los jueces tiene que llamar a cada víctima y la tiene que escuchar. Y cada víctima, en ese momento, va a expresar su opinión, en cada causa particular, sobre las liberaciones que se quieren dar", agregó.

Para las Madres del Dolor, los jueces que accedieron a las liberaciones "usan la pandemia de COVID-19 como pretexto". "Al no considerar a las víctimas, sentimos que nos vuelven a matar a nuestros seres queridos", manifestaron.

La carta completa

De nuestra mayor consideración: Tenemos el agrado de remitir la presente a la Asociación Civil Madres del Dolor, al igual que a al colectivo que conforma Víctimas por la Paz , con el fin de transmitirle lo siguiente: Ante los sucesos que se vienen replicando en distintos medios de difusión masiva que tergiversan la información, queremos desde el colectivo de representantes de las personas privadas de la libertad, invitar y solicitar públicamente la participación de los actores que estimen convenientes y estén en condiciones de participar de la mesa de diálogo, en nombre del colectivo citado.

No pretendemos re-victimizar y revivir todo el dolor que ya han transitado con esta incertidumbre que genera la desinformación mal intencionada, sino debido al público reclamo darles íntegra participación.

El contexto es muy complejo y las operaciones diversas. Nos parece fundamental que participen y nadie manipule la información que llega a sus oídos mal intencionadamente con el fin de hacer política con su dolor, para así tengan voz las víctimas de delitos y la sociedad en su conjunto.

Nadie intenta forzar o imponer condiciones en el marco del diálogo, dado que los sucesos se han presentado de manera inesperada, y han sido producto de años de olvido y desidia en el modo de transitar una pena.

No pretendiendo extender este pedido con absoluto respeto hacia ustedes, aguardamos que sea algo fructífero para todos y traiga paz a sus familias.

Ante todo pedimos perdón por el escándalo generado que jamás se previó y que lógicamente conllevó un dolor indeseado de nuestra parte hacia Ustedes.

Saluda atentamente, en nombre de todos los detenidos que nos encontramos alojados en el Complejo Penitenciario Federal de la CABA.