Pablo y Débora Meyer, son hermanos y quedaron dentro de la toma del campo en El Foyel en Río Negro. Este domingo grabaron un mensaje para contar como estaban y aseguran que están "secuestrados por un grupo de pseudo mapuches". Este lunes se debe realiza una audiencia para definir si se desaloja o no el predio.

"Queremos pedirles a todos que no bajen los brazos, que nos sigan apoyando", dijo Pablo y agradeció en apoyo de los vecinos y de las fuerzas de seguridad. Para las autoridades el pedido fue concreto: "A todos los políticos, fiscales, jueces que traten de hacer su trabajo, que se esfuercen, que estamos acá, que no la estamos pasando bien".

Al mismo tiempo denunció que no pueden ingresar alimentos ni tampoco les permiten salir del predio. "Si salimos tememos la posibilidad de no poder volver a entrar", remarcó y antes de terminar aprovechó para mandar un saluda a todas las madres en su día, en especial a la de ellos que por esta situación no la pueden ver.

Este lunes estaba prevista una audiencia para definir si se produce el desalojo o no del terreno pero el abogado de la comunidad no se conecta a la sesión virtual que estaba programada para las 9 de la mañana. La misma comenzó sin el letrado que envió un mail excusándose y pidiendo que la reprogramen para después del día miércoles ya que tiene otros compromisos, detalla TN.