El joven ingeniero, graduado de la UNS, recibió el Premio Joven Empresario Argentino por su innovador proyecto, que permite a personas con dificultades motrices, desplazarse con mayor autonomía.


Es ingeniero electrónico y su trabajo fue el elegido entre otros 20 proyectos que peleaban por el Premio Joven Empresario Argentino a nivel país, que es organizado por la rama juvenil de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, CAME.

Se trata de Mauro Tronelli, quien creó una silla de ruedas especial, que permite movimientos en todos los sentidos, permitiendo el desplazamiento aún en espacios reducidos. 

La silla de ruedas omnidireccional, “SiRuOM”, tiene la capacidad de desplazarse por lugares reducidos que resultan complejos para las sillas de ruedas actuales, como ascensores.

Además, la silla puede ser movilizada de manera lateral y diagonal y adoptar siete posiciones diferentes. También permite combinar movimientos, lo que favorece a realizar tareas cotidianas y cuenta con otros sistemas que la convierten en un desarrollo único como por ejemplo la asistencia al pasaje de aberturas, mandos intercambiables, tracción en las cuatro ruedas, entre otros.

Mauro Tronelli fue premiado por crear una silla de ruedas onmidireccional

El proyecto quedó entre los 20 finalistas en un concurso para jóvenes emprendedores para destacar las historias que promuevan la capacidad competitiva, innovación, responsabilidad social, desarrollo productivo regional, relevo generacional, proyección internacional y fomento del empleo.

Mauro, rionegrino de 26 años, habló sobre la premiación emotiva y dijo “el prototipo es el proyecto de mi vida. Lo inicié en el secundario, hace siete años; lo desarrollé durante mi carrera, fue el trabajo final y ahora espero que pueda ser la primera de muchas ideas que puedan simplificar la calidad de vida de las personas”.

El joven ingeniero explicó también que “SiRuOM posee la capacidad de moverse en cualquier sentido de movimiento, gira sobre su propio eje, sin que la persona cambie su dirección. Es decir que al girar, esta silla requiera la mitad de espacio que debería utilizar una convencional. Esto permite a sus usuarios desplazarse en ambientes reducidos como ascensores, sanitarios y oficinas. “Sus movimientos pueden ser hacia adelante y atrás, y hacia los laterales -a izquierda y derecha- y en todas las diagonales. Al girar no requiere más que el espacio que ocupa cuando permanece estática”, detalló.

“Muchas personas con discapacidad no consiguen trabajo o no pueden ir de vacaciones porque no encuentran ambientes adecuados a sus necesidades de desplazamiento. Esta silla permitirá adaptar muchos ambientes con mínimas reformas y brindarle a la persona con discapacidad motriz una mayor autonomía y bienestar”, agregó.

La silla omnidireccional participará de la Expo Ortopédica y la Cumbre Mundial de la Discapacidad, que serán los días 6 y 7 de junio en Capital Federal. Al respecto, señaló que “durante este evento esperamos concretar alianzas que nos permita salir al mercado en un futuro no muy lejano”.



Comentarios