“Se está convirtiendo en algo burocrático, difícil y costoso”. Esa fue la definición utilizada por Peter Cerdá, vicepresidente regional de la Asociación Internacional de Líneas Aéreas (IATA) al momento de referirse a cómo es volar en el país hoy.

//Mirá también: Anuncian la actualización de la ley para comprar dosis de Pfizer, Moderna y Janssen

Esto se relaciona con la cancelación de vuelos desde el exterior hacia Argentina, que provocó que miles de pasajeros nacionales quedaran varados sin saber cuando podrán retornar. Según Cerdá, las medidas impuestas por el Gobierno generan que “varias líneas estén saliendo del mercado argentino”.

Asimismo, señaló que en este momento “no hay claridad sobre qué va a pasar después del 9 de julio” cuando vencen las últimas restricciones. Y agregó: “No se ve en ninguna parte del mundo programar los vuelos cada 15 días”. “El mundo se está abriendo, estamos aprendiendo a convivir con el Covid”, dijo.

“Varias líneas aéreas están saliendo del mercado argentino. El que va a sufrir más es el argentino que va a tener menos conectividad con el resto del mundo. Es una pena”, analizó el directivo en entrevista con CNN Radio.

Peter Cerdá (Foto: Prensa Aviation Day)

Y advirtió: “Salir de un mercado se tarda 30 minutos, volver a volar en un mercado nuevo demora muchos años en concretarse. El Gobierno tiene que cambiar las reglas de juego”.

Cómo seguir

El pasado miércoles, Cerdá debía mantener una reunión con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, pero el encuentro fue cancelado. “El Gobierno aprobó una reunión con nosotros, pero con la agenda apretada de Cafiero, no iba a estar presente. Desde nuestro punto de vista, es la persona adecuada para manejar esta situación que está viviendo el sistema aéreo pero también los ciudadanos que están fuera del país”, señaló el vicepresidente regional.

En otro orden, resaltó la labor realizada junto al Ministerio de Transporte durante la pandemia. “Ellos tienen las mejores intenciones, pero la decisión final del número de pasajeros no viene de ellos, viene por encima”, aclaró.

Respecto de cuál es el ideal para poder afrontar esta situación, señaló: “Queremos trabajar con el Gobierno en un plan de acción que sea realista, que tenga anticipación, que podamos programar de aquí a dos tres meses”.

//Mirá también: Confirman dos nuevos casos de la variante Delta en Argentina

Y siguió: “La prioridad es traer de vuelta a los miles de argentinos que se encuentran fuera y sin una solución de vuelta; la segunda prioridad es saber qué va a pasar después del 9 de julio y planificar nuevos vuelos, nuevas rutas y conexiones no es algo que se pueda hacer de un día a otro, requiere días de coordinación y programación. La tercera es la coordinación con el Gobierno argentino hacia el futuro próximo”.

En relación a los nacionales que no han podido ni saben cuándo podrán retornar, mencionó: “Hay 10 mil argentinos que quieren volver al país y no pueden. Los consulados argentinos se van a ver colapsados por la gente que no puede volver”. “Los pobres pasajeros argentinos están tirados por el mundo”, subrayó.