El ministro de Economía, Martín Guzmán, reconoció que la brecha cambiaria genera expectativas inflacionarias pero aclaró que no promoverá “ningún salto devaluatorio”, al tiempo que remarcó que el problema de la inflación recién se resolverá cuando “aumenten las exportaciones netas” se superen “los problemas de las deudas”.

//Mirá también: El FMI mejoró su pronóstico sobre la recuperación argentina pero alertó sobre la carrera inflacionaria

“Claramente cuando la brecha está a nivel alto genera una expectativa de devaluación, pero lo que tenemos claro es que no vamos a hacer ningún salto devaluatorio, la política cambiaria va a seguir en la línea de lo que se ha planteado en el esquema macroeconómico, reflejado con el Presupuesto 2021 y luego en el Presupuesto 2022″, dijo.

Guzmán realizó esas declaraciones durante el 57° Coloquio de IDEA, en las que además tomó distancia de los reclamos de sectores empresariales y de dirigentes de la oposición para avanzar con una reforma laboral, al señalar que “la estabilidad macroeconómica es la condición central para que en la Argentina haya generación de empleo privado y que sea de forma sostenida”.

Martín Guzmán, ministro de Economía de la Nación, brinda declaraciones en el 57° Coloquio de IDEA.

Consultado sobre la situación cambiaria, y las distorsiones que se generan ante la multiplicidad de tipos de cambios, el funcionario nacional indicó que “hoy es 70 puntos porcentuales menor que hace un año, aproximadamente, dependiendo de qué tipo de cambio miremos”.

Además, reiteró que en el gobierno nacional confían en la política cambiaria y en que el Banco Central cuenta con las reservas necesarias para darle continuidad. “Consideramos que podemos darle continuidad a la política cambiaria que venimos llevando, que es la misma que anunciamos en septiembre del 2020, cuando enviamos el proyecto de ley del presupuesto para el año 2021″, reforzó.

“Tuvimos unos siete primeros meses del año claramente favorables en cuanto a acumulación de reservas. El Banco Central llegó a acumular alrededor de 3.500 millones de dólares, luego tuvimos el ingreso de los Derechos Especiales de Giro (DEG), que fortalecieron la posición cambiaria. Y luego tenemos la dinámica que es absolutamente esperable en esta última parte del año”, repasó sobre las arcas de la autoridad monetaria.

Guzmán se mostró convencido en que se debe continuar con la estrategia que se puso en marcha porque, recordó, el objetivo es “evitar un desfasaje entre la evolución de las importaciones y la evolución de las exportaciones o, de forma más general, entre el ingreso y la salida de dólares”.

Hay que continuar elevando los niveles de exportaciones, de modo que a la Argentina le permita tener un mayor nivel de reservas, y continuar limpiando este stock de capitales especulativos, de carry trade, del cual todavía hay un monto importante”, consideró.

Inflación en Argentina

Consultado sobre la inflación, el ministro de Economía reiteró que la marcha de los precios es un fenómeno vinculado con “múltiples causas” y que no se resolverá solamente “con reducir la emisión monetaria”.

Atacar el problema de la inflación requiere atacar sus múltiples causas. Primero, que la Argentina pueda tener más divisas para no experimentar choques contra la restricción externa que impliquen saltos cambiarios. Para eso es fundamental dos cosas: que aumenten las exportaciones netas y que resolvamos los problemas de las deudas. Todo esto lo estamos haciendo”, apuntó.

Pero además agregó que “es importante que el Estado tenga un rol expansivo, que apuntale a la recuperación con una política de gasto expansivo en términos reales, también que vaya reduciendo su déficit”.

“Eso es una inversión en capacidad de bienestar, fortalece al Estado, porque implica depender menos del endeudamiento y menos de la emisión monetaria, y eso también fortalece la moneda y contribuye a poder reducir la inflación”, justificó.

Diferencias con los empresarios

Durante el evento, Guzmán también se diferenció del plan que promueven los empresarios para avanzar con una reforma de las leyes laborales que permita, según alegan, potenciar la generación del empleo privado.

“Nuestra política en la forma de ordenar las cuestiones del mercado de trabajo no es sobre la base de debilitar o quitar derechos, para nada”, dijo y subrayó que “lo central es la situación macroeconómica, estabilizar la economía, tranquilizarla”.

Sobre esto último, agregó que se requiere “tener un modelo productivo en el centro, un modelo que agrega valor a la economía y por supuesto ir adaptando la organización del mercado de trabajo a las circunstancias que se van dando”.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.