El INDEC informó que en enero los salarios aumentaron en promedio un 3,3% “como consecuencia de una suba en los salarios registrados de 3,5% y un aumento en los salarios del sector privado no registrado del 2,5%” frente a una suba de precios del 4%.

Y que en los últimos 12 meses acumulan un alza del 29,6% versus una inflación interanual del 38,5%. Representa una pérdida salarial de 8,9 puntos equivalente a un retroceso del 6,4%.

También la medición del Ministerio de Trabajo, que toma en cuenta los salarios formales o registrados en base a las declaraciones de las empresas ante la Seguridad Social, marca que en enero perdieron frente a la inflación: aumentaron el 1,8%.

Subsidios. La idea del Estado que paga todo impulsa la emisión y la inflación.

Y en los últimos 12 meses, acumulan una pérdida de 10,2 puntos que equivalen a un retroceso salarial del 7,4% porque las remuneraciones subieron el 28,3% y la inflación interanual alcanzó al 38,5%.

Los datos de salarios de Trabajo corresponden al RIPTE (Remuneración Imponible de Trabajadores Estables) que, a enero, sumaron en promedio de $ 68.100,73 brutos, según el informe oficial del Ministerio de Trabajo. Un año atrás, era de $ 53.070.21.

La pérdida salarial interanual se debe a que un año atrás en enero de 2020, el RIPTE tuvo un alza del 7,1% -por el aumento por decreto de suma fija que benefició en mayor proporción a los sueldos más bajos. Para ese mismo mes del año pasado el INDEC registró un incremento del 6%. Esta suba se fue diluyendo en los meses siguientes, agravado por la pandemia y la cuarentena.

Inflación

La aceleración de la inflación en los últimos meses profundizó la caída del salario porque entre noviembre y enero el RIPTE tuvo un alza del 5,2% y el índice del INDEC del 8,6 % mientras la inflación en esos tres meses subió el 11,6%.

Si se considera la suba del costo de la canasta de alimentos básicos – 14,6% - el resultado es más adverso.

Tanto el Índice Salarial del INDEC como el RIPTE se utilizan cada tres meses para fijar la mitad del porcentaje de movilidad de las jubilaciones, pensiones y demás prestaciones sociales.

También el RIPTE sirve para actualizar una vez por año el Mínimo No Imponible del impuesto a las Ganancias. Y de aprobarse los cambios en Ganancias, el RIPTE actualizará una vez por año el “piso” salarial y jubilatorio de $ 150.000 bruto para quedar exento del pago de ese impuesto.