Diputados de Juntos por el Cambio presentaron un proyecto para promover el juicio político del ministro de Educación, Nicolás Trotta, tras el anuncio de las nuevas restricciones por el coronavirus que incluye la suspensión de las clases presenciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) hasta el 30 de abril.

//Mirá también: Ciudad presentó un amparo en la Corte Suprema para que continúen las clases presenciales

La iniciativa, firmada por Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica), señala al ministro como el responsable de provocar “un daño irreparable” al sistema educativo por su “impericia, falta de planificación e irrazonabilidad”.

Asimismo, critican “la irrazonable decisión de cerrar todo el sistema educativo del país sin ningún tipo de distinción y análisis epidemiológico por provincias o localidades durante 2020″.

Ante la evidencia científica e indicadores educativos, no privilegió la modalidad presencial y a la escuela como el lugar más seguro que podemos ofrecer a los estudiantes, docentes, no docentes y familias”, señalaron.

Y agregaron: “Tuvo el tiempo y recursos presupuestarios necesarios para poder preparar y acondicionar las escuelas y mejorar la infraestructura ante la segunda ola de la pandemia”.

Los diputados Juan Manuel López, Mariana Zuvic, Rubén Manzi, Paula Oliveto, Mónica Frade, Marcela Campagnoli y Adriana Ruarte fueron otros de los que se sumaron al pedido contra Trotta.

//Mirá también: Finalizó la reunión entre Fernández y Rodríguez Larreta en la Quinta de Olivos: habrá conferencia de prensa

Es que el ministro había afirmado en varias oportunidades que la escuela no era un foco de contagio e incluso lo hizo horas antes del anuncio del presidente.

“A partir de las conversaciones y encuentros que hemos tenido con los referentes del campo epidemiológico, el problema que se está observando en cuanto a la multiplicación del COVID-19 es que el crecimiento en esta segunda ola, se vincula a instancia de encuentros sociales, porque se relajan los cuidados. No ocurre así en los establecimientos educativos. El cumplimiento de los protocolos permiten sostener esas instancias de vinculación social”, había expresado el ministro.