La foto de Alberto Fernández festejando el cumpleaños de Fabiola Yañez en plena cuarentena estricta aún sigue dando que hablar. La oposición intenta impulsar un juicio político contra el presidente, pero la Coalición Cívica de Elisa Carrió no estaría de acuerdo.

//Mirá también: Fernando Iglesias habló sobre la denuncia de Florencia Peña: “Ella se daña el honor constantemente”

Legisladores del PRO y la UCR impulsan un pedido de juicio político al Presidente y la Coalición Cívica (CC) se negó a adherirse. Elisa Carrió dijo que “en campaña no se hace juicio político”, aunque el motivo real sería que teme que Cristina Kirchner y La Cámpora ganen más poder y se queden al frente del Poder Ejecutivo.

Fernando Iglesias es uno de los principales impulsores para hacerle Juicio político al presidente.

Para hacer el Juicio político se requiere una mayoría especial de dos tercios en la Cámara de Diputados, para lo cual Juntos por el Cambio debería conseguir 54 votos. Sin embargo, la estrategia contra el oficialismo se debilitará porque Carrió no quiere hacer nada que complique a Alberto Fernández y le otorgue más poder a Cristina Kirchner.

Sólo un grupo de diputados del PRO y de la UCR, integrado por Fernando Iglesias, Jorge Enríquez, Waldo Wolff y Luis Petri, entre otros, presentó este jueves un proyecto de resolución para pedir el juicio político contra el Presidente “por mal desempeño y por la eventual comisión del delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

La misma actitud que con la elección del Procurador General de la Nación

Elisa Carrió propuso respaldar a Daniel Rafecas el año pasado como candidato del Presidente para la Procuración General de la Nación. La exdiputada lo consideraba “un mal menor” ante la posibilidad de que eligieran a alguien afín al kirchnerismo o que se cambien las mayorías y plazos para su nombramiento.

Daniel Rafecas es Juez federal.

Horacio Rodríguez Larreta y María Eugenia Vidal coincidieron en esa postura. Por su parte, el “ala dura” de Juntos por el Cambio, que consideraba que no debían meterse en una interna del oficialismo, terminó siendo “funcional” a la Vicepresidenta.