Juan Román Riquelme es el actual vicepresidente de Boca. Sin embargo, su llegada a ese cargo jerárquico tuvo que ver con lo demostrado dentro de la cancha en sus años como jugador Xeneize.

//Mirá también: Vuelve el público a los estadios de fútbol: qué pasará con el Superclásico

Una de las virtudes que lo caracterizó a lo largo de su carrera fue la ejecución de tiros libres. A más de un hincha seguro le caerá una lágrima al ver que Román estuvo practicando con la pelota parada en el predio de Ezeiza.

Antes de que el plantel dirigido por Sebastián Battaglia inicie su actividad, el vicepresidente se puso los cortos e hizo gala de su gran pegada, estrellando uno de sus tiros en el travesaño y otro clavándola en el ángulo, como en los viejos tiempos.

Desde que se fue de Boca, no hubo ningún jugador del equipo que pudiera ser una garantía en los tiros libres.

El último que metió para el Xeneize fue el 30 de marzo de 2014 en La Bombonera, ni más ni menos que frente a River. Significó el 1 a 1 parcial, y Ramiro Funes Mori de cabeza le daría el triunfo sobre el final al Millonario.

//Mirá también: Lionel Messi no jugará el miércoles en el PSG por una lesión: qué dice el parte médico

Cuál fue el último gol de Juan Román Riquelme de tiro libre

Juan Román Riquelme anunció su retiro en enero de 2015, un mes después de lograr el ascenso a primera división con Argentinos Juniors, que fue su último club. Enemistado con la dirigencia encabezada por Daniel Angelici, el ídolo Xeneize se fue del club por la puerta de atrás.

En el Bicho llegó a jugar 18 partidos y convirtió cinco goles. Además del regreso a la máxima categoría (había descendido seis meses antes), el equipo llegó a disputar la semifinal de la Copa Argentina, donde cayó 5 a 0 con el Rosario Central dirigido entonces por Miguel Ángel Russo.

Fue en esa competencia donde convirtió su último gol de tiro libre como profesional. Fue ante Racing, en octavos de final, en el estadio Tomás Adolfo Ducó (Huracán) de Parque Patricios.

Desde el borde izquierdo del área, enhebró una ejecución al segundo palo, clavándola en el ángulo de Sebastián Saja, que solo pudo volar para acompañar el tiro.