Inglaterra perdió por penales ante Italia la final de la Eurocopa en el estadio de Wembley. Con este resultado, el equipo hoy dirigido por Gareth Southgate lleva 55 años sin títulos

//Mirá también: Eurocopa: Italia venció a Inglaterra por penales y es el campeón

El conjunto inglés tuvo su última alegría en el Mundial 1966, donde fueron anfitriones. Desde aquel título, donde vencieron 1 a 0 a Alemania en la final con un polémico gol, no pudo llegar lejos en ningún torneo, hasta la final perdida hoy frente a Italia.

En las décadas siguientes, luego de la histórica derrota frente a Argentina en 1986 con la Mano de Dios y el Gol del Siglo incluidos, solo pudieron obtener un cuarto puesto en el Mundial de Italia de 1990.

En la anterior Eurocopa organizada en su país, en 1996, cayeron en semifinales frente a Alemania por penales, tras empatar 1 a 1. Curiosamente, Gareth Southgate fue quien no convirtió el último penal, dejando a su equipo afuera de la competencia.

Años después, lo más cercano que tuvo a un título el conjunto inglés, fue el cuarto puesto en el Mundial de Rusia 2018, donde perdió la semi ante Croacia y no pudo subirse al podio tras caer 2 a 0 ante Bélgica.

Entre torneo y torneo, Inglaterra ya suma 55 años sin títulos y solamente una final este lapso, que es la Eurocopa que hoy quedó en manos de Italia.

//Mirá también: Carlos Bilardo se emocionó y festejó el triunfo de Argentina en la Copa América

La maldición de los anfitriones

En las dieciséis ediciones disputadas solo tres veces ganó el equipo local. Fue en España 1964, en Italia 1968 y, la última, en Francia 1984, cuando el conjunto galo venció a España en París.

Desde entonces se jugaron nueve Eurocopas y ningún anfitrión pudo quedarse con el trofeo. Solo en Portugal 2004, en Francia 2016 y en esta, en la Eurocopa 2020, el conjunto organizador alcanzó la final.

En la primera, el cuadro luso fue superado por Grecia por 1 a 0. En la de hace cinco años, el equipo francés perdió en el alargue ante Portugal gracias a un gol de Eder. Y en la de este domingo, Inglaterra cayó con Italia por penales luego de empatar 1 a 1.

En esta edición y a pesar de que la competición fue multisede, con once ciudades organizadoras, fue Wembley la sede de la fase final. Inglaterra jugó seis de sus siete encuentros en condición de local, una clara ventaja que lo hizo parecer anfitrión durante toda la Copa.