En un acto para ultimar los preparativos en Cochabamba, el expresidente boliviano, Evo Morales, sufrió este lunes el lanzamiento de una silla durante un acto para ultimar los preparativos de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), para las elecciones regionales y locales de 2021. El ex mandatario culpó de los incidentes a “infiltrados”.

Los incidentes tuvieron lugar en Lauca Ñ, una localidad situada en uno de los bastiones cocaleros de Morales, quien tras su vuelta a Bolivia asumió la presidencia del MAS. Entre los asistentes, se escucharon gritos de “renovación” o “fuera” contra el expresidente y otros dirigentes con lo que compartía mesa, según el diario ‘Página Siete’.

En el lugar, la tensión fue en aumento y hacia el escenario se lanzaron varias sillas, una de las cuales impactó en el propio Morales. Cabe recordar que no es la primera vez que el antiguo mandatario se ve envuelto en tensiones -el pasado viernes tuvo que esconderse para evitar ser agredido en el departamento de Potosí-.

”Denunciamos que la derecha golpista trata de destruir la unidad del MAS-IPSP enviando infiltrados para generar violencia”, señaló en Twitter el ex mandatario, quien defendió que los actos organizados por todo el país “tienen como objetivo la elección democrática y pública” de candidatos.

Denunciamos que la derecha golpista trata de destruir la unidad del MAS-IPSP enviando infiltrados para generar violencia en nuestros ampliados que tienen como objetivo la elección democrática y pública de nuestros candidatos para los comicios subnacionales.

— Evo Morales Ayma (@evoespueblo) December 14, 2020

Morales también acusó a la “prensa de derecha” de “tergiversar” diciendo: “Si estoy en reuniones donde se eligen a candidatos, dice que es ‘dedazo’ y si no estoy que lo hacen en contra de Evo”. “No les interesa la verdad. El MAS-IPSP es el partido más grande de nuestra historia y tiene diversas formas de elegir a candidatos”, sostuvo.