En una elección que pone en juego el mayor activo político de la vicepresidenta Cristina Kirchner, el Frente de Todos intentará retener el control del Senado, un escenario donde tiene mucho para perder y poco para ganar. El bloque de 41 integrantes está ante el riesgo de perder bancas y subsistir con el quórum justo, o hasta perderlo.

//Mirá también: La elección en Diputados: cuánto arriesga cada fuerza en el reparto de bancas

Fue la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, quien puso en palabras la oportunidad que tiene Juntos por el Cambio de arrebatarle al oficialismo la mayoría que le permitió, en estos dos años, aprobar sin dificultades cuanto proyecto pasó por el recinto.

Estamos a cinco senadores en ocho provincias de romper la hegemonía de un solo partido que manejó el Senado 38 años. ¡Vamos por esos cinco senadores! ¡Le sacamos a Cristina el quórum automático! ¡Vamos por ahí y en 2023, con gobernabilidad y valentía, volvemos a ser gobierno en Argentina!”, arengó Bullrich en el cierre de campaña de la alianza en Ciudad de Buenos Aires.

El precandidato a senador, Mario Negri. (José Hernández/La voz)José Gabriel Hernández

En el Senado cada provincia se reparte tres bancas, dos para el partido que resulte primero y una para el segundo. Este año se renuevan los lugares que se repartieron en la elección de 2015. Son 24 escaños correspondientes a las provincias de Córdoba, Mendoza, Corrientes, Tucumán, Catamarca, La Pampa, Chubut y Santa Fe. De ese total, 15 corresponden al Frente de Todos y solo nueve a Juntos por el Cambio.

Bullrich no se equivocó al hacer cuentas: si el Frente de Todos pierde en noviembre cinco bancas quedaría con 36 senadores, es decir, a uno del quórum, que es de 37. En otras palabras: el oficialismo deberá retener al menos 11 de las 15 bancas que pone en juego si aspira a mantener el número propio en lo que resta del mandato de Fernández.

Jose Mayans en el Senado de la nación Argentina foto Federico Lopez ClaroFederico Lopez Claro

El bloque de José Mayans arriesga las dos bancas por la mayoría en seis de las ocho provincias que eligen representantes: Corrientes, Tucumán, Catamarca, La Pampa, Chubut y Santa Fe. En Córdoba y Mendoza, dos distritos gobernados por otras fuerzas, hoy tiene la minoría.

Las cuatro provincias clave

Todo indica que el oficialismo está en condiciones de conservar la mayoría en La Pampa, Tucumán y Catamarca, tres provincias de su signo político. A su vez, mantendría la banca por la minoría en Mendoza, donde gobierna la UCR. La preocupación del Frente de Todos está centrada en otras cuatro provincias: Córdoba, Corrientes, Santa Fe y Chubut.

Córdoba es un enorme signo de interrogación. Juntos por el Cambio, más allá de su interna de candidatos, tiene prácticamente asegurada la victoria, y el segundo lugar se definirá entre el Frente de Todos y Hacemos por Córdoba. Es decir, el Frente de Todos no ganaría ningún senador, pero sí puede perder uno a manos del schiarettismo.

La difícil misión está en cabeza de Carlos Caserio, un hombre de extrema confianza del presidente, que busca renovar mandato. Se enfrenta a Alejandra Vigo, esposa del gobernador Juan Schiaretti. En Juntos por el Cambio, la interna se define entre las fórmulas encabezadas por Luis Juez y Mario Negri.

En Corrientes, el radicalismo arrasó en la elección a gobernador, donde fue reelecto Gustavo Valdés con casi el 77% de los votos. Un antecedente más que peligroso para el peronismo, que hoy tiene la mayoría. Si se invierte la relación de fuerzas, entrarían por Juntos por el Cambio Eduardo “Peteco” Vischi y Mercedes Valenzuela, y Carlos “Camau” Espínola quedaría en minoría. Las dos alianzas van a internas, pero no son competitivas.

Otra de las provincias donde el Frente de Todos teme perder la mayoría es Santa Fe. Como hay internas jugosas en los dos principales frentes, la atención de estas PASO estará puesta en quiénes resultan elegidos para competir en noviembre. En Juntos por el Cambio se enfrentan Federico Angelini, José Corral, Maximiliano Pullaro y Carolina Losada. En el Frente de Todos, Marcelo Lewandowski y Agustín Rossi.

Finalmente, en Chubut se da una particularidad: las tres bancas son hoy del oficialismo, porque en 2019 se integró al bloque un senador que antes era aliado, Alfredo Luenzo. Esto significa que la oposición ya tiene asegurada la colocación de un senador y que, con una buena elección, hasta podría quedarse con una banca más. Juntos por el Cambio presentó tres listas, encabezadas por Sergio Ongarato, Ignacio Torres y Mario Cimadevilla. En el Frente de Todos compiten Carlos Linares y Lorena Elisaincin.