Con el título “Repsol debería erigir un momento a Cristina Fernández: YPF vale menos que nunca”, el diario El Mundo desglosa cómo fue la compra por 5000 millones de dólares que realizara el Gobierno de Cristina Kirchner, con Axel Kicillof en el Ministerio de Economía. El medio agrega que hoy YPF vale 1500 millones de dólares, además de tener deudas por 6200 millones de dólares y millonarios juicios.

En la publicación desandan el camino de YPF durante los gobiernos peronistas, repasando que Carlos Menem la vendió a Repsol en 1999 por 15.000 millones de dólares y la actual vicepresidenta se la expropió 13 años después. “Históricamente fue la mayor empresa argentina, pero ese sitio es hoy de Mercado Libre, el Amazon argentino”, subrayan.

Asimismo, señalan que considerando la devaluación del peso argentino, el escenario resulta complejo para YPF, cuya recaudación es en pesos pero debe cubrir sus gastos en dólares.

En relación a Vaca Muerta, El Mundo menciona que ni Cristina Kirchner, ni Mauricio Macri y tampoco Alberto Fernández lograron “activar su potencial”, pese a las proyecciones y perspectivas que se tenía sobre el yacimiento. Los precios competitivos de Arabia Saudita sin dudas le restan rentabilidad a Vaca Muerta.

Para la prensa española "nunca se pudo activar el potencial de Vaca Muerta". (Foto: Clarín)Clarín (CUSTOM_CREDIT)

Respecto de la deuda de YPF mencionan que “el Banco Central se resistió a liberarle dólares a YPF para que cumpliera con los pagos a los compradores de sus bonos. El más cercano es este 23 de marzo por 400 millones de dólares”.

Aunque en principio todo indicaba que no iban a realizarse los pagos, los acreedores dijeron que sí al canje de bonos que propuso YPF, de manera que pagará en efectivo el 40% de la deuda y lo restante con un bono a 2026.

En otro orden, hacen referencia a que Cristina Kirchner desplazó a Guillermo Nielsen de la presidencia de YPF, quien fue reemplazado por Pablo González, hombre de confianza de la vicepresidenta. De este modo, para la prensa española: “Ahora tanto el consejero delegado como el presidente responden a la ex jefa de Estado”.