El nuevo embajador de la Unión Europea (UE), Amador Sánchez Rico, destacó la “robustez y la fortaleza institucional” del país, expresó su vocación de mantener con el canciller Santiago Cafiero las “muy buenas” relaciones que se tenían con su antecesor, Felipe Solá, y dijo que su misión es “profundizar y ampliar la relación con la Argentina”.

En una entrevista con este medio, Sánchez Rico repasó las prioridades de la agenda bilateral, entre las que destacó las acciones contra el cambio climático, y manifestó su interés por profundizar el trabajo común ante organismos internacionales.

La entrevista completa:

¿Cuáles son las prioridades de tu gestión en la Argentina?

El objetivo número uno tiene que ver con promover los valores y los intereses de la Unión Europea en la Argentina. Eso lo vamos a hacer fortaleciendo y estrechando nuestros vínculos y lazos, nuestra relación entre la UE y Argentina. Y cuando digo la UE, es la delegación de la UE y los 21 países de la UE presentes con sus embajadas. El gran objetivo es profundizar y ampliar más nuestra relación con la Argentina.

¿Cuáles son los principales temas de la agenda de trabajo?

Tiene varios frentes. Uno es el diálogo político que tenemos con las autoridades argentinas, a través de la comisión mixta, queremos modernizar todavía más esa comisión mixta y dotarnos de una estructura institucional más moderna porque el acuerdo que tenemos con la Argentina es de 1990, el de la UE con Argentina. Entonces, lo que queremos es modernizar ese marco, que abarcaría el ámbito político, también todo el tema de la Argentina y la UE en ámbitos multilaterales, para ver cómo podemos trabajar más en instancias de las Naciones Unidas, en la Organización Mundial de la Salud, en la Organización Mundial del Comercio, en el G-20. Yo creo que tenemos varias instancias internacionales donde podemos todavía trabajar aún mejor y de manera más estrecha con la Argentina.

¿Y con respecto a los lazos comerciales?

El tema comercial abarca el tema del Mercosur (que firmó un acuerdo con la UE en 2019) y también la presencia de empresas europeas en la Argentina, ese es un tema muy importante. Estamos siguiendo muy de cerca el tema de algunas barreras de acceso al mercado a empresas europeas, por eso también estamos en diálogo con las autoridades argentinas.

¿La agenda climática también es un tema central en la relación?

Podemos y queremos trabajar con la Argentina de manera más bilateral en temas como el cambio climático, el pacto verde y la biodiversidad. Por eso estuve el viernes en Bariloche con alrededor de 230 intendentes de todo el país que integran la Red de Alcaldes contra el Cambio Climático, que es una iniciativa financiada por la UE, promovida por la UE desde 2017, y que ha permitido que haya ya prácticamente 100 municipios que presentaron planes de acción contra el cambio climático. La Argentina en ese sentido es un país que está liderando esos esfuerzos a nivel nacional. El otro tema es que estamos viendo cómo encarar la reunión de Glasgow, que es sobre cambio climático, y la reunión de China, que es sobre biodiversidad, para ver qué compromisos podemos asumir ambas partes.

¿Qué es lo más complejo de moverse como representante diplomático en un país tan inquieto como la Argentina?

Bueno, llevo apenas dos o tres semanas aquí. Tuve que presentar las credenciales ante el canciller Felipe Solá y a las 48 horas había cambiado el canciller. Ahora es Santiago Cafiero, con quien esperamos mantener las mismas relaciones que teníamos con el anterior canciller, que eran muy buenas, con todos los canales de comunicación abiertos de Cancillería. Confiamos que ese sea el caso, de hecho, hemos solicitado una audiencia con todos los embajadores de la UE. Como embajador de la UE no me compete en ningún momento inmiscuirme en las dinámicas internas, ni en el proceso electoral, pero sí podemos constatar la robustez y la fortaleza institucional en la Argentina por cómo se ha llevado el paso y confiamos que para el 14 de noviembre todo transcurra con total normalidad y apego a los principios democráticos.

¿Qué potenciales ven en la Argentina, sobre todo, en tiempos en los que parece que los argentinos no los tenemos muy presentes?

Eso ocurre también en otros países, también de la UE, donde somos un poquito derrotistas. Pero yo no he notado ese derrotismo aquí. Lo que veo es que acá son conscientes de que hay muchísimo potencial, pero bueno, hay que ponerse a trabajar y arremangarse para sacar lo mejor de cada uno y lo mejor de este país que tiene muchísima riqueza.