La comunidad científica debate sobre la seguridad y eficacia de dos tratamientos contra el Covid-19: ivermectina y suero equino. A la discusión general se suma el dióxido de cloro. Pero cuando las argumentaciones se mezclan y circulan en las redes sociales, provoca temores y seguridades en la gente, sin evidencias.

La primera aclaración es que el dióxido de cloro aparece como una cura “mágica”, pero en realidad es tóxica. En cambio, las otras dos están siendo investigadas por los científicos. E incluso el suero equino ya fue autorizado para su uso de emergencia, aunque con alguna polémica.

Dióxido de cloro

El dióxido de cloro (ClO2) es una sustancia sin pruebas científicas sobre su eficacia para tratar el Covid-19, y con evidencias de que puede ser tóxica. Algunas personas lo utilizan para tratar varias patologías. En la industria se usa como blanqueador y desinfectante.

En agosto, murió un niño en Neuquén porque se le administró ClO2. Y la discusión recrudeció hace unos días cuando un juez dispuso una medida cautelar para que el Sanatorio Otamendi trate con esta sustancia a un paciente de 93 años con un cuadro grave de coronavirus.

La decisión fue cuestionada por decenas de asociaciones científicas, y desde el hospital se negaron a aplicarle el ClO2. El médico personal igual se lo administró. El paciente murió. El profesional fue imputado por la muerte y el juez fue denunciado por intromisión en la práctica médica.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) no autorizó ni recomienda su uso. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió que el ClO2 reacciona rápidamente en los tejidos humanos y si se ingieren, pueden causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas.

Suero equino

El suero equino hiperinmune es un tratamiento específicamente pensado para Covid-19. Fue desarrollado por investigadores argentinos de varias instituciones y de la empresa Inmunova.

Se obtiene tras inocular con una proteína del Sars-Cov-2 a caballos para que generen gran cantidad de anticuerpos que se purifican y envasan. Anmat autorizó en diciembre su uso de emergencia debido a la pandemia. Algunos profesionales argumentan que la documentación presentada por la empresa no alcanza como evidencia.

Inmunova realizó un ensayo de fase 2/3 doble ciego y con placebo, pero con pocos pacientes: apenas 242. Con este estudio asegura que el tratamiento reduce la mortalidad en un 45 por ciento en las personas con Covid-19 severo.

La crítica es que debido a la acotada cantidad de voluntarios, la estadística no es sólida. Una forma de medir esa solidez es a través del “valor p” que ayuda a estimar si los resultados obtenidos no fueron producto del azar. Mientras más alto el “p”, más azaroso el resultado y, por lo tanto, menos confiable el estudio.

El “p” del ensayo del suero equino fue 0,19, cuando la Anmat exige valores más bajos, de 0,01 a 0,05.

“El valor p no es un valor mágico que nos dice qué es verdad y qué no”, aseguró Rodrigo Quiroga, investigador del Conicet y la Universidad Nacional de Córdoba y experto en análisis de datos.

Y agregó: “La pandemia nos lleva a tomar decisiones que no tomaríamos en otros momentos. Esperar a tener montañas de evidencia sobre un tema nos llevaría a permitir miles de muertes”.

Quiroga advirtió que sí debe haber evidencia contundente sobre su seguridad, lo cual está demostrado en el caso del suero equino.

Ivermectina

Está autorizado como antiparasitario (no antiviral), pero su venta aumentó en los últimos meses porque algunas personas, incluidos médicos, lo toman como tratamiento preventivo contra el coronavirus.

Pero no está autorizado por la Anmat para este uso. Desde la Sociedad Argentina de Infectología (Sadi) creen que puede funcionar como inhibidor de la replicación del virus.

No obstante, aseguran que se requerirían dosis altas, potencialmente tóxicas. En un comunicado, señalan que por el momento la evidencia científica es “de muy baja calidad y no han reportado datos claros de eficacia clínica”.

Un trabajo argentino demostró que altas dosis de esta droga inhiben la replicación del virus en pacientes con Covid-19. El trabajo fue coordinado por Alejandro Krolewiecki, de la Universidad Nacional de Salta.

Pero son datos preliminares ya que, por un lado, se trata de una muestra de solo 45 pacientes con cuadros leves o moderados de Covid-19. Además determinó una baja en la replicación viral y no una mejoría clínica

No obstante, en algunas provincias como Corrientes y Tucumán, se utiliza como terapia preventiva para los agentes de salud y se les da a los pacientes. Ocurre lo mismo en algunas instituciones de salud de Córdoba, aunque el Hospital Rawson, referente provincial en tema Covid-19, no lo usa.

Otro estudio argentino encontró una reducción en la internación cuando se usa ivermectina, aunque combinada con dexametasona, enoxaparina y aspirina, droga que ya se aplican. Es un trabajo en 167 pacientes sin placebo que comparó resultados con valores de internación a nivel nacional.

En síntesis

Dióxido de cloro: es tóxica y no está recomendada por Anmat como tratamiento para ninguna enfermedad. En Neuquén falleció un niño con Covid-19 por tomarlo.

Ivermectina: es un antiparasitario. No está autorizado por Anmat para tratar Covid-19. Varios estudios determinaron que baja la carga viral en los pacientes. No se demostró eficacia clínica.

Suero equino: fue diseñado para tratar Covid-19. Recibió autorización de emergencia de la Anmat. Un ensayo clínico demostró que reduce la mortalidad. Recibió críticas porque su estadística no es tan sólida.

Por Lucas Viano.

* Este texto fue publicado originalmente por La Voz. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.