Este domingo, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, analizará junto a Alberto Fernández los resultados de las medidas restrictivas recientes, mientras se suman los funcionarios que insisten con “políticas más duras”.

En la mesa chica del Gobierno esperan un panorama desalentador de la mano de la segunda ola, considerando los números récords de las últimas semanas, la circulación de las nuevas cepas y la movilidad turística de Semana Santa. En este orden, estiman que en algunos días los contagios podrían llegar a 30 mil por día.

Las medidas podrían endurecerse. (Foto: Web)

Ante este escenario, se evaluarán más restricciones. Al respecto, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se manifestó a favor. De hecho, en la reglamentación del decreto el mandatario bonaerense había dejado abierta la posibilidad de sumar medidas.

Si la cantidad de contagios que se prevén se concretan, se superarían en sólo cuatro días los 100 mil casos. Una situación de este tipo seguiría presionando al sistema de salud, que ya está al borde del colapso. La ocupación Unidades de Terapia Intensiva también aumenta: el promedio nacional pasó de 54 a 63 en pocos días.

El contexto preocupa a la ministra de Salud porque el crecimiento de la curva exponencial de casos encuentra a la sociedad “mucho más relajada” y con menos restricciones que cuando había tres mil casos diarios en la primera ola. Por ello, este domingo Vizzotti dialogará con el presidente y realizarán un balance sobre el resultado de las medidas durante las primeras 48 horas.

Hasta el momento, el impacto de las restricciones en el transporte público muestra que hubo una baja de 500 mil usuarios con relación a marzo, y 400 mil menos en comparación con las cifras registradas los pasados miércoles y jueves.