YPF no logró este lunes reunir el quórum necesario para tratar con los acreedores la reestructuración de su deuda, estimada en alrededor de US$ 6.600 millones.

La compañía busca refinanciar su deuda a través de la entrega de tres bonos con vencimientos en 2026 con respaldado por el flujo de cobranza de exportaciones, 2029 y 2033, con el objetivo de generar las condiciones para promover un plan de inversiones que permita revertir la tendencia negativa en la producción de petróleo y gas.

El monto aprobado por el directorio de la petrolera de mayoría accionaria estatal que se buscará refinanciar por un total de US$ 6.600 millones, incluye los US$ 431 millones por el capital residual del bono internacional con vencimiento el 23 de marzo próximo.

En ese marco, la empresa convocó a una asamblea general para este lunes 25 con todos los tenedores de obligaciones negociables emitidas por la compañía, de acuerdo con el cronograma de bonos con vencimientos hasta 2047. Sin embargo las asambleas no se llevaron a cabo.

Debido a la falta de quórum necesario para sesionar, no fue posible abrir el acto en primera convocatoria y celebrar la misma”, comunicó la empresa.

Los acreedores esperarán entonces por una nueva oferta por parte de la compañía, que aún no hizo comentarios al respecto.

En estos días sale una nueva oferta, martes o miércoles”, dijo a diario Clarín un abogado que conoce la operación. “Está claro que van a tener que ofrecer algún ‘endulzante’, porque la oferta actual  no resulta atractiva”, agregó. En el comunicado original, YPF había dicho que quería tener el proceso cerrado entre el 4 de febrero y el 9 de febrero.