En las últimas horas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) lanzó un informe que notifica cómo sería la economía para algunos países luego de que la pandemia por el coronavirus acabe. En el documento informaron que para Argentina el retorno a la normalidad será difícil y que recién recuperaría toda la pérdida en el segundo trimestre de 2026.

//Mirá también: Alberto Fernández contra los distritos que retomaron la presencialidad: “Están jugando con fuego y van a quemar a la gente”

La documentación confirma que para este año se prevé un crecimiento del 6,1 % en la economía del país, pero que tras una caída del PBI del 9,9 % en 2020, la recuperación será limitada. Además, indicaron que la expansión económica de Argentina del 2022 será de del 1,8 %, lo que significa que será uno de los países con niveles económicos por debajo de los que tenía antes de la pandemia.

Argentina sería uno de los países al que más le costaría recuperar su economía.Foto: @economics

En la investigación realizada evaluaron a todos los miembros del G20, y confirmaron que las tierras de Alberto Fernández será una de las más damnificadas, y que tardará en recuperar los niveles previos a la pandemia. Compararon el crecimiento del PBI de los países, y cuánto tiempo tardaría cada uno en alcanzar un PBI per cápita igual al que mostraba antes de la pandemia.

Argentina sería uno de los países al que más le costaría recuperar su economía.Foto: @economics

Inmunidad, inflación y economía

Sobre estos resultados dieron cuenta de que Argentina enfrentará una fuerte segunda ola de covid-19 y que recién logrará la inmunidad colectiva en 2022.

Otro de los detalles alarmantes del informe, indica que a pesar de a pesar de la débil demanda interna y los estrictos controles de precios, la inflación permanecerá en niveles altos, tal como el 40%.

Por su parte, la OCDE confirmó que sus pronósticos para Argentina podrían llegar a cambiar siempre y cuando se produzca una corrección desordenada de los desequilibrios macroeconómicos del país, esto quiere decir una devaluación repentina del peso argentino.