Amnistía Internacional (AI) pidió al Gobierno argentino explicaciones sobre la situación de las personas varadas en el exterior. Busca “conocer las consecuencias” del cupo de 600 pasajeros al día impuesto por el Ejecutivo hace dos semanas.

//Mirá también: COVID-19: El Gobierno anunció un acuerdo para adquirir vacunas de Moderna

En el comunicado, AI pidió a la Jefatura de Gabinete de la Nación, al Ministerio del Interior y a la Cancillería, “dialogar y brindar aportes desde una perspectiva de derechos humanos”. También solicitó una reunión con el jefe de Gabinete y con el ministro de Interior.

“Desde el inicio de la pandemia, Amnistía Internacional documenta las iniciativas implementadas para frenar la propagación del virus, con el objetivo de garantizar que se ajusten a los estándares internacionales de derechos humanos. En la actualidad, la organización está relevando los casos de diferentes personas varadas en el extranjero para conocer el impacto en sus derechos y remitirá esa información a las autoridades”, dice el comunicado.

//Mirá también: Varados: el Gobierno mantendría el cupo de 600 ingresos por día y permitiría “vuelos especiales”

El comunicado agrega que “el derecho internacional prevé excepciones a la libertad de circulación para proteger la salud pública en situaciones extraordinarias”, pero cualquier medida de este tipo debe ser “proporcionada, estrictamente limitada y necesaria, y no debe perpetuarse indefinidamente en el tiempo”.

El pasado 26 de junio el Gobierno dispuso un cupo de 600 plazas diarias para el reingreso a territorio nacional de argentinos, argentinas y residentes que se encuentren en el exterior, a través de vuelos de pasajeros, para prevenir el ingreso de nuevos casos de la variante Delta de la covid-19.

Según la información oficial, al menos 10.000 personas salieron del país la semana previa a la implementación de la medida.

Con información de EFE.