El abogado de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, Carlos Beraldi, reclamó este miércoles el sobreseimiento de los acusados en la causa por la firma del Memorándum con Irán por el atentado a la AMIA y dijo que el Tribunal está ante una “oportunidad histórica” para terminar con prácticas que derivaron en “falta de credibilidad” del Poder Judicial.

//Mirá también: AMIA: rechazaron el pedido de Cristina Kirchner de suspender el juicio por el memorándum con Irán

“Así como la Corte brasileña absolvió a Lula por la violación de las garantías del juez natural e interferencia del poder político, creo que en este caso corresponde la misma resolución, la nulidad de todo lo actuado y declarar el sobreseimiento para todas las personas acusadas”, afirmó el abogado ante el Tribunal Oral Federal 8.

Beraldi abrió la audiencia de réplicas a los argumentos que la semana pasada dio el fiscal de juicio Marcelo Colombo, cuando solicitó rechazar la nulidad y cierre del caso que piden las defensas, basadas en las reiteradas visitas de los jueces Mariano Borinsky y Gustavo Hornos al expresidente Mauricio Macri en 2016 a la residencia de Olivos y Casa de Gobierno.

“Esta es una extraordinaria oportunidad histórica que tienen los señores jueces de empezar a terminar con prácticas que tanta falta de credibilidad le han ocasionado al Poder Judicial”, consideró el abogado de la expresidenta.

El 29 de diciembre de 2016, poco después de las visitas a Olivos, los dos miembros de la Cámara Federal de Casación reabrieron la investigación de la denuncia por “encubrimiento agravado” hecha por el fallecido fiscal Alberto Nisman, que había sido cerrada por inexistencia de delito por el juez federal Daniel Rafecas.

Las defensas de procesados en la causa, como la expresidenta; el actual procurador del Tesoro, Carlos Zannini; el ministro de Desarrollo Social bonaerense Andrés Larroque y el senador Oscar Parrilli, entre otros, hablaron por última vez ante los jueces para refutar la postura del fiscal Colombo. Los jueces del TOF 8 María Gabriela López Iñiguez, José Michilini y Daniel Obligado quedaron ahora en condiciones de resolver si avanza el juicio.

El abogado de la Vicepresidenta fue el primero en hacer uso de la palabra y advirtió que “la manera más correcta de cerrar un expediente tan vergonzoso como es el del Memorándum” es aceptar el planteo de nulidad. Beraldi sostuvo que la conducta de Hornos y Borinsky “de haberse entrevistado con el (ex) presidente (Mauricio) Macri” significó un “menoscabo de su independencia” y mostró la “interferencia” del poder político en sus decisiones.

Lo que se debate es “la garantía del juez natural” y la “independencia judicial” como garantía “fundamental de la existencia de un juicio justo”, dijo.

//Mirá también: Memorándum con Irán: Cristina Kirchner reiteró que la causa es un “disparate judicial, institucional y político”

El fiscal Colombo sostuvo que no se demostró pérdida de imparcialidad en los jueces porque no se supo para qué visitaron al entonces Presidente, quien además no “era parte” en la causa Memorándum. Beraldi pidió desestimar este argumento porque de “lo que se trata es de un planteo sobre la independencia del juez”.

“El señor fiscal está confundiendo independencia con imparcialidad. Aquí de lo que se trata es de un planteo sobre la independencia del juez y el Presidente de la Nación, como titular de uno de los poderes del Estado justamente es una de las personas que, para preservar la independencia, no puede tener contacto con los jueces”, explicó.

“Demostré cómo se multiplicaron los procesos penales contra la persona que yo represento (la expresidenta)” agregó, al sostener que en el macrismo hubo una “perspectiva más de persecución partidaria” desde organismos como la Oficina Anticorrupción y la Unidad de Información Financiera.

“Esos organismos del Poder Ejecutivo actuaban impulsándolos, y se había colocado como debate público una cuestión de si la doctora Cristina Fernández de Kirchner debía o no terminar presa, hasta ese nivel se llegó”, cuestionó.

Sobre las visitas de Hornos y Borinsky a Macri, el abogado habló de un “ocultamiento” y finalmente “los jueces terminan fallando en consonancia a lo que pedía el poder político”.

“La fiscalía deduce que Macri no había leído el fallo” cuando felicitó por él mismo a los jueces un día después de reabierta la causa, recordó Beraldi.

También expusieron las defensoras de Larroque y exjueza de un Tribunal Oral Federal de San Martín, Lucila Larrandart, (advirtió que “lo que está en juego son las violaciones a garantías, tratándose de los jueces que dictaron la apertura de la causa y que habían recusado las defensas”) y la abogada Graciana Peñafort.

“Si nosotros entonces hubiésemos sabido las visitas a Presidencia de la Nación en fechas clave, sin duda lo hubiésemos utilizado y hubiese prosperado. Pero no lo teníamos porque las visitas se mantuvieron reservadas y recién salieron a la luz con el cambio de gestión”, dijo Peñafort.

Tras esta última jornada de la audiencia, el Tribunal quedó en condiciones de resolver si acepta la nulidad y cierra el caso o la rechaza y sigue adelante con la preparación del juicio oral.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.