El presidente Alberto Fernández dijo este jueves que con el proyecto enviado al Congreso sobre legalización del aborto no se está haciendo obligatoria esa práctica “sino garantizando la vida de la mujer que enfrenta un embarazo”, y se manifestó confiado en que en esta oportunidad la iniciativa será sancionada por el Congreso.

Creo que estamos en condiciones de que esta vez el aborto se convierta en ley”, dijo el mandatario esta mañana en declaraciones a radio Futurock.

Y agregó: “Esta vez no habrá un presidente llamando a un gobernador para que sus senadores voten en contra”.

El presidente ya envió a la Cámara de Diputados el proyecto que despenaliza y legaliza el aborto en las primeras 14 semanas de gestación. “La legalización del aborto salva vidas de mujeres y preserva sus capacidades reproductivas, muchas veces afectadas por abortos inseguros. No aumenta la cantidad de abortos ni los promueve. Solo resuelve un problema que afecta a la salud pública”, había manifestado el mandatario en su cuenta de Twitter.

El proyecto, de 20 artículos, reafirma además el compromiso del Estado Nacional, las provincias, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los municipios de garantizar la educación sexual integral “estableciendo políticas activas para la promoción y el fortalecimiento de la salud sexual y reproductiva de toda la población”.

Impuesto a la riqueza

Además, Fernández dijo que, ante el proyecto que crea el Aporte Solidario y Extraordinario de las Grandes Fortunas, que obtuvo media sanción en Diputados, “lo único que se espera es un gesto de solidaridad” de los grandes empresarios.

Sería valiosísimo que un día se pusiera esos 9.000 nombres en una placa recordatoria que diga que esos hombres en la pandemia ayudaron al país a salir adelante”, expresó el mandatario.

Diputados aprobó con 133 votos a favor y 115 en contra, el impuesto a la riqueza, por lo que la propuesta pasará a la Cámara de Senadores para ser votada.

La propuesta del Frente de Todos tiene como objeto recaudar 307.000 millones de pesos equivalentes al 1,1% del PBI, que afectaría a unas 9.298 personas en el país sudamericano, según datos de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP).

Vacuna rusa

Sobre las vacunas contra el coronavirus, ratificó que “sobre fines de diciembre” el país va a “contar con la vacuna rusa” y dijo que presidirá “una mesa de seguimiento” en el marco del comando que creó para armar la logística necesaria para iniciar la campaña de vacunación contra el Covid-19.

”No es una tarea fácil; exige una infraestructura especial”, sostuvo el mandatario, quien agregó que “10 millones de personas serán vacunadas entre enero y febrero”, lo que representa el “23 por ciento de la población”, un aspecto que juzgó clave para evitar una eventual segunda ola de contagios el año próximo.