La expresidenta de la Nación empezó a mover fichas en distintas provincias con el objetivo de unir al peronismo. 


Cristina Kirchner ordenó el sábado pasado bajar la candidatura a gobernador de Córdoba del espacio kirchnerista en una clara señal al actual mandatario provincial, el peronista Juan Schiaretti, que va por su reelección.

La decisión de bajar la lista del Frente Córdoba Ciudadana respondió a la estrategia electoral nacional que adoptó la senadora desde que se conocieron las convocatorias anticipadas a comicios provinciales respecto de la presidencial de octubre.

Foto: EITAN ABRAMOVICH / AFP.

Así lo aseguró a Vía País uno de los principales dirigentes kirchneristas encargados de llevar adelante la estrategia electoral de la expresidenta y senadora. “Simplemente, se trata de no repetir la experiencia de 2017”, sintetizó la fuente de presencia diaria en el Instituto Patria, la usina cristinista del barrio Congreso.

Es que en las primeras legislativas desde la llegada de Cambiemos al poder, Cristina no sólo sufrió su tercera derrota electoral sino que la presencia de Unidad Ciudadana en algunas provincias afectó en distintos niveles a gobernadores peronistas; por caso, el entrerriano Gustavo Bordet y la catamarqueña Lucía Corpacci. “Sacaban 15 puntos y le arruinaban la vida al gobernador peronista en cuestión”.

El pasado jueves Pablo Carro se lanzaba. Este sábado, dio un paso al costado.

De allí el cambio en la estrategia hacia la presidencial de octubre. En síntesis, se trata de buscar la unidad de todo el peronismo en cada provincia para la elección local cuando ello sea posible, como sucedió hasta ahora en San Juan, Neuquén, Río Negro, Entre Ríos, Buenos Aires, entre otras. O que en todo caso no ser un factor que pueda afectar la chance de un triunfo del oficialismo peronista (cuando no la magnitud del mismo), cómo sería el caso de Córdoba.

Anteayer, el ex jefe de Gabinete kirchnerista Alberto Fernández, hoy uno de las principales espadas de Cristina, tuiteó en el mismo sentido. “Muchas veces me preguntan cuanta voluntad de abrir las puertas de su espacio demuestra @CFKArgentina. Los que dudan solo vean lo que ha hecho en Córdoba. Los que realmente queremos ofrecer una alternativa a @mauriciomacri debemos actuar postergando enojos o intereses personales. Con lo que ha hecho ahora (la senadora) ha demostrado que su mayor preocupación es que Cambiemos no expanda la tragedia que representa su gobierno. Los que no facilitan la unidad sólo favorecen la estrategia” de Cambiemos.

Según la fuente del Patria, integrante del círculo íntimo que evaluó el tema con Cristina, la decisión de bajar la lista del Frente Córdoba Ciudadana la tomó la expresidenta el viernes pasado, tras su regreso de Cuba. Y el encargado de transmitírsela al diputado Pablo Carro, desde el día anterior candidato a gobernador por ese frente, fue el también diputado Máximo Kirchner.

“No se consultó ni se comunicó a (el gobernador Juan) Schiaretti, ni a dirigente alguno del peronismo cordobés. Tampoco les preguntamos qué querían que hiciéramos. Fue una determinación exclusiva de Cristina. No queremos que, como otros años, la acusen de generar una fuga de votos peronistas hacia otro lado”, explicó.

También pesó a la hora de la evaluación, según la fuente, el hecho de que el radicalismo “existe” en Córdoba, aun cuando parecería no amenazar las chances de Schiaretti. “Si él entiende que con lo suyo le alcanza, todo bien. Y hasta creemos que le alcanza con lo que tiene. Pero nosotros no vamos a ser responsables de un eventual resultado adverso. Que no nos echen la culpa de que porque a un grupo de locos se les ocurrió hacer una lista, terminemos complicándole la vida a Schiaretti”, dijo la fuente. Acaso una sobrevaluación del peso kirchnerista en Córdoba.






Comentarios